Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Pueblo a pueblo

Santa María del Campo: El descanso de Juana la Loca

I.P. / Santa María - sábado, 26 de enero de 2013
Teófilo de la Torre | Alcalde. Es la primera legislatura para este regidor enamorado de su pueblo, de su arte y su silencio; de sus bodegas y su río Arlanza que hasta desbocado, como corre estos días, ofrece una estampa espectacular. - Foto: diariodeburgos.es
Bañada por el río Arlanza, la localidad se despliega orgullosa bajo la torre renacentista de Diego de Siloé y Juan de Salas

A los pies de la maravillosa torre renacentista de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, obra de Diego de Siloé y Juan de Salas, se despliegan calles tortuosas y pintoresca, desde las que vislumbra, allá a lo lejos, los surcos de sus campos de cereal que se van tiñendo de distinta variedad cromática a medida que avanzan las estaciones y sus trigos y cebadas van tornando del marrón terruño al verde del tallado y de éste al oro de la espiga allá cuando empieza a despertar el solsticio de verano.
Santa María del Campo fue, entre los siglos XIII y XVIII, una de las localidades más ricas y de mayores dimensiones de la provincia y hoy, en pleno siglo XXI, mantiene una riqueza patrimonial y paisajística que invita a traspasar sus tres puertas y perderse por las naves de su templo dedicado a la Virgen de la Asunción, como sus fiestas patronales, y por los recovecos de sus calles, mejor de día, para  descender, ya pasada la media tarde, a sus famosas bodegas donde es obligado degustar un tempranillo, mientras se asan a la parrilla unas chuletillas y va fluyendo la conversación entre amigos.
Tampoco hay que descartar bañarse en verano en sus piscinas, darse un remojón en el Arlanza o echar un baile en sus fiestas de agosto, amén de acudir a la popular romería a la ermita de la Virgen de Escuderos o presenciar la escenificación del paso de la reina Juana I de Castilla (la Loca) por la localidad, donde descansó unas semanas camino de Tordesillas (Valladolid), con el cuerpo yacente de su amado esposo, Felipe de Hermoso.
Su alcalde, Teófilo de la Torre,  invita a no perdernos ni uno solo de esos espacios y momentos que jalonan la vida de Santa María del Campo, e incluso cuando uno no quiere bullicio, sino silencio para estar consigo mismo y sus pensamientos, también puede encontrarlo en el pueblo, porque como en todos los pueblos, silencio es lo que sobra durante casi todo el año.
Centrándonos en el patrimonio artístico de Santa María del Campo, cabe destacar la torre renacentista plateresca de su imponente iglesias de Nuestra Señora de la Asunción, obra de Diego de Siloé y Juan de Salas, así como su importante colección de obras de arte que incluyen tablas de Pedro Berruguete, las custodias y cruces procesionales góticas, los tapices flamencos del siglo XVI, el púlpito gótico-mudéjar y la sillería del coro gótica flamígera de la escuela del Coro de los Padres de la Cartuja de Miraflores. La iglesia-colegiata es, además, Monumento Histórico; fue construida entre los siglos XIII y XVIII y es una de las más ricas y de mayores dimensiones de la provincia.
El edifico conocido como la Casa del Cordón, hoy vivienda particular, conserva parte de su fachada de piedra del siglo XVI, incluido el cordón similar al de su homónima de la capital burgalesa, sede de Caja de Burgos. En ella se alojó Juana la Loca en ese periplo por Castilla.
La villa conserva, por otra parte, tres sólidas puertas que franqueaban la antigua muralla de mampostería que la rodeaba, con funciones más administrativas que militares. Son la puerta de la Fuente, Puerta de Costana y Puerta de la Vega o de Negritos. No menos pintoresca son las numerosas bodegas subterráneas, algunas de las cuales se abren al exterior a los pies de la iglesia.
Por otra parte, merece también una vista la ermita de la Virgen de Escuderos, conjunto conventual construido entre 1491 y 1520 bajo el patronazgo de los Almirantes de Castilla. Sólo queda en pie la iglesia y un par de capillas. Dos veces al año, decenas y decenas de vecinos del Arlanza se dan cita en la tradicional romería que concluye con la popular comida campestre que es también motivo de encuentro comarcal.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Diario de Burgos se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD