Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

AUTORES LITERARIOS

LA RECIENTE REEDICIÓN DE CARTA AL GRECO

latribunadetoledo.es - domingo, 22 de junio de 2014
Cátedra acaba de publicar la «especie de autobiografía» del autor de Zorba el Griego y la última tentación de Cristo

Adolfo de Mingo Lorente
Toledo
La filóloga clásica Carmen Vilela Gallego -que en 2011, con su traducción de El capitán Mijalis, inició una estrecha colaboración con la editorial Cátedra para la publicación en castellano de las principales obras de Kazantzakis dentro de la colección Letras Universales- presentó el pasado mes de abril una novedosa y destacable edición del texto que el autor heleno dirigió a nuestro pintor en sentido figurado. El título elegido (Informe al Greco y no Carta al Greco, la fórmula más tradicional y extendida desde las primeras traducciones al castellano de este libro, realizadas a comienzos de los años sesenta) se debe al afán de la traductora de mantenerse fiel al griego original en lugar de depender de las ediciones francesas e inglesas habitualmente empleadas para publicar a Kazantzakis en nuestro país. En ellas, explica la propia Vilela en el prólogo de su trabajo, la palabra anaforá (que debería traducirse como «informe» o «rendición de cuentas») ha sido traducida como «carta» a partir del título en francés, Lettre au Greco. Este mismo espíritu es el que le ha llevado a transcribir el nombre de su autor como Nicos Casandsakis en lugar de emplear la fórmula más universalmente extendida, Nikos Kazantzakis, más relacionada con la fonética anglosajona. Por la misma razón, Carmen Vilela se refiere a Zorba el Griego -protagonista de otra de sus novelas más conocidas, de cuya adaptación cinematográfica por parte de Michael Cacoyannis se cumple este año medio siglo- como Alexis Sorbás.
Brillante edición de más de setecientas páginas, Informe al Greco contiene los 31 capítulos de esta «especie de autobiografía», según la denominó su propio autor, más un epílogo que contiene información sobre Toledo y una nota informativa del filólogo chipriota Patroclos Stavrou con interesantes apuntes sobre la evolución del texto y la relación de Kazantzakis con el pintor. Por este último conocemos detalles como la voz correspondiente al «Greco» que Kazantzakis escribió en el Diccionario Enciclopédico Elefcerudakis en 1928, solo dos años después de conocer sus pinturas en España. O el hábito de imaginar conversaciones y banquetes con el pintor, adquirido muchos años antes de que Informe al Greco viera la luz, poco después de la muerte del escritor. «Anoche tuve un extraño sueño sobre el Greco. Pasé toda la noche con él en su casa. Comíamos, hablábamos en cretense, reíamos; me desperté y me volví a dormir y seguí soñando».
Especialmente llamativo es el epílogo de Informe al Greco, en donde el autor situó en Toledo, en los alrededores de Santo Tomé, el final de su larga singladura. «Abuelo amado -escribió, refiriéndose así al pintor-, ¿cuánto tiempo ha pasado desde aquella noche en que dormí en Toledo y olisqueaste que tenías cerca un cretense, te levantaste de la tumba, y te convertiste en sueño, y viniste a encontrarte conmigo? ¿El lapso de un relámpago, o tres siglos? ¿Quién puede, en el clima del amor, distinguir un relámpago de la eternidad?». Estas fueron las palabras del apasionado Nikos Kazantzakis, un visceral autor que, repasada toda su existencia, confió en el Greco para juzgar el resultado: «Abuelo querido, beso tu mano, beso tu hombro derecho, beso tu hombro izquierdo; mi confesión ha terminado, ahora dicta tu veredicto».

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Diario de Burgos se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD