Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Fuerza y honor 11

El muro

@LouMatilla - viernes, 20 de noviembre de 2015
"Aunque físicamente estoy un poco derrotada y mentalmente como una montaña rusa, me siento aún con ganas de seguir peleando; ¡claro que las tengo! Y motivos también"

A veces resulta muy difícil saltar por encima de un muro que nos supera en altura y en firmeza por motivos evidentes, pero nadie ha dicho que no podamos hacerlo. Podemos hacerlo sin perder la calma y sin perder los nervios, estoy segura, sólo hay que buscar la manera.

Y ahí me encuentro en este momento; intentando saltar por encima del último que se me ha plantado delante, algo que he conseguido hasta ahora pero que cada vez se vuelve más complicado porque las fuerzas empiezan a flaquear y el cuerpo ya arrastra un cansancio considerable.

Desde la última quimio he tenido toda clase de efectos secundarios: los ya habituales dolores musculares, náuseas, estreñimiento, cansancio, fatiga…y desde hace unos diez días se ha venido a vivir conmigo un terrible dolor de garganta que me ha llevado al médico ya dos veces porque no mejora, es más, ha empeorado; con lo que el comer y el dormir se han convertido en todo un reto. Al final, lo que he querido evitar y no ha podido ser: antibiótico. Esto significa que probablemente me bajen más las defensas: ¡MÁS! Y mi miedo ahora es pensar en cómo estarán para el martes, que es el día de mi quinta sesión.

Esto parece la pescadilla que se muerde la cola: te dan quimio, te pones mal, te dan medicamentos para ponerte bien y al mismo tiempo hacen que estés débil para aguantar la siguiente. He conseguido superar las cuatro primeras sesiones, las más fuertes y estoy a punto de empezar el segundo ciclo, algo por lo que me siento enormemente contenta porque sé que ya queda menos camino.

Aunque físicamente estoy un poco derrotada y mentalmente como una montaña rusa (seamos sinceros; esto es muy difícil de aguantar sin venirse abajo: cansancio, falta de sueño, dolores…), me siento aún con ganas de seguir peleando, ¡claro que las tengo! Y motivos también, a pesar de todo tengo claro que debo seguir.

Además, esta semana, la pequeña de la casa también se ha puesto enferma y lo que más oigo es que trate de no acercarme mucho a ella porque no es bueno para mí. Ya, eso ya lo sé, pero es mi hija. Y si ella me llama por la noche porque tiene fiebre, yo me levanto. Y si extiende los brazos para que me quede junto a ella y le de un abrazo, pues yo la abrazo. Y si ella me necesita, yo saco la fuerza de donde haga falta, aunque no la tenga. Y si tengo que quedarme otra noche sin dormir porque ella está mal, pues me quedo. Y si me tiene que pegar algo, que me lo pegue, que ya veré yo cómo salgo de esta.

Treparé por el muro para llegar al siguiente, y si yo sola no puedo, pediré ayuda y entre todos, podremos. Aquí el truco está en no darse nunca por vencido.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol