Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

17 de noviembre de 2018
Mambrillas de Lara / Patrimonio

El disputado dolmen de Cubillejo de Lara

B. Antón / Mabrillas de Lara - miércoles, 28 de marzo de 2012
En el panel informativo se ha tachado Cubillejo y escrito Mazariegos. - Foto: DB
Mientras la alcaldesa de Mambrillas rebate a Mecerreyes sobre su emplazamiento, el Catastro decide segregar la finca donde está el monumento pero la mantiene en este último municipio

Ana García, alcaldesa de Mambrillas de Lara, municipio al que pertenece Cubillejo de Lara, rebate las afirmaciones del alcalde de Mecerreyes y del portavoz vecinal a DB en las que reclamaban la corrección en el registro de Bienes de Interés Cultural de la ubicación del dolmen de Cubillejo de Lara, que según ambos vecinos se encuentra dentro de una finca de Mazariegos, perteneciente al término municipal de Mecerreyes.
      La polémica no es nueva y se remonta a años atrás, aunque ahora ha saltado de nuevo a la palestra ante las decisiones de Patrimonio de la Junta y de la Dirección General de Catastro. La alcaldesa de Mambrillas afirma que al digitalizar la línea hace unos años desde el Catastro se modificó el límite territorial pasando por error al término de Mecerreyes varias fincas pertenecientes a Cubillejo, entre ellas la del monumento. García lo avala con planos existentes de cómo la finca dónde se encuentra el dolmen siempre ha estado en terreno de Cubillejo hasta que hace unos años, desde el Catastro, al insertar la línea digital del Instituto Geográfico sobre los planos, se modificaron los límites territoriales sin dar parte al Ayuntamiento de Mambrillas y dejando fuera del término varias fincas que siempre habían pertenecido a él, como la del dolmen. «No se tuvieron en  cuenta la realidad física ni los mojones marcados por el Instituto Geográfico. No es lo mismo medirlo con brújula in situ, como se hizo en el año 1900, que con GPS desde un despacho, ya que existe un margen de error de varios metros y que queda evidente en este caso. Más de cien años después no se pueden cambiar así los límites», añade, mientras pone sobre la mesa unos planos de 1911 del Instituto Geográfico y otros de 1957 elaborados por la Diputación en los que se ve como la finca donde después se descubrió el disputado dolmen está en Cubillejo.
     Unos planos que difieren de los impresos tras la digitalización de la línea, que deja fuera de esta pedanía no sólo la finca del dolmen, sino otra de propiedad municipal, en cuyas escrituras, anteriores a esa última modificación catastral, consta que pertenece al término de Mambrillas. «La última modificación saca fuera de Cubillejo la finca del dolmen, que siempre ha sido de titularidad desconocida, y la añade a una parcela particular del término municipal de Mecerreyes. Tras recurrirlo al Catastro, hace unos días recibimos su notificación. En ella dice que sacan la parcela del dolmen de la finca particular a la que había sido añadida, pero que no modifican los límites municipales, por lo que sigue estando dentro de Mecerreyes», reconoce García, que está dispuesta a seguir en esta lucha y demostrar que el dolmen es y está en Cubillejo. 
     Además de los planos, la alcaldesa y los vecinos de Cubillejo se basan en otros elementos para defender su dolmen, como las placas del coto de caza. Además, dicen, basta con ir al lugar y observar donde están los mojones que se reconocieron nuevamente en 1951 por una comisión formada por vecinos de ambos pueblos entre los dos mojones que señaló el Instituto Geográfico, porque entre ellos había una distancia enorme», explica.
     Por su parte, Gabino, vecino de Cubillejo y pastor desde la infancia, recuerda cómo cuando cuidaba del ganado utilizaba aquellas piedras que sobresalían menos de un metro del suelo para ponerse al abrigaño. «Yo lo conozco de niño y esto siempre ha pertenecido a Cubillejo», afirma el vecino, mientras otro añade que el portavoz vecinal de Mecerreyes se hace pasar por víctima y no lo es, «las víctimas somos nosotros». Además recuerda cómo en el año 1974 todos los habitantes de esta pedanía de Mambrillas participaron en su excavación, dejando al descubierto lo que hoy en día se puede disfrutar.
      Respecto a este trabajo, Ana García se pregunta: «¿Por qué ahora viene con esto y sin embargo  hace 38 años, cuando se excavó y se denominó oficialmente Dolmen de Cubillejo de Lara nadie protestó? Está claro que es porque todos tenían claro los límites de sus respectivos municipios, realidad que intenta ser modificada con patrañas». La alcaldesa añade  que desde la Junta Vecinal de Cubillejo, en colaboración con Tierra de Lara, se realizó en el verano de 2009 una puesta en valor del monumento, adecentando el entorno del dolmen y construyendo una pasarela para facilitar el acceso. También se ha llevado a cabo una labor de divulgación, conferencias y su inclusión en la ruta natural y cultural  Cuna de Castilla, que une en 14 kilómetros varios periodos históricos desde la huellas de dinosaurios hasta el castillo de Fernán González, pasando por el dolmen, castros celtas y la ermita de Quintanilla de las Viñas». Recuerda que también se ha hecho  cartelería con textos realizados por el Museo de los Dinosaurios. «Cartelería, por cierto, destrozada por dos veces el verano pasado», dice. La alcaldesa también tienen palabras duras contra el portavoz vecinal de Mecerreyes,  Salvador Alonso, de quien dice que «poco le importa ni el dolmen ni la difusión y puesta en valor del mismo, sino que su único interés es cambiar el nombre del dolmen y que ponga que pertenece al pueblo de Mecerreyes», y añade que nos van a dejar que se les expolie su patrimonio.
     Éste insiste que él y los vecinos que le apoyan lo que piden es que el registro de Bienes Culturales de la Junta corrija el error que localiza el dolmen en Cubillejo y recuerda que el Catastro acaba de dejarlo en el término de Mecerreyes.  

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Diario de Burgos se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD