Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Fútbol / Segunda División B

Un sinsentido que saldrá caro

@jorgealopez18 - martes, 24 de noviembre de 2015
La presión de la afición en redes sociales ha sido notable. - Foto: Tomás Alonso
El Burgos Club de Fútbol da bandazos en la programación del partido de este domingo ante la UD Logroñés

Muy cara le va a salir la 'broma' a la directiva del Burgos Club de Fútbol. Es posible que en el partido de este domingo ante el Logroñés Juan Carlos Barriocanal se lleve la mayor pitada que haya escuchado El Plantío desde que él asumió la presidencia del club. Y, además, lo hará pese a haber rectificado las decisiones que han propiciado el enfado.

Más allá de que la marcha del equipo es más que irregular y ya empieza a parecer utópico pensar en luchar por la zona noble de la clasificación, el sinsentido se explica en dos decisiones. La primera, declarar el duelo ante la Unión Deportiva Logroñés Día de Ayuda al Club. La segunda, retrasar su hora de inicio hasta las 18.30 horas.

Malestar genera, siempre, entre los aficionados que después de pagar tu abono pensando que con ello accederás a todos los partidos de la temporada, te toque pasar por caja cuando llega o el máximo rival o el equipo más en forma o 'famoso' de la competición, en este caso el Logroñés de Pouso. Máxime cuando el equipo no está dando la talla y uno piensa en que va a tener que abonar 15 euros por ver cómo a su equipo le pasan por encima y corre detrás del balón. Esperemos que no sea así.

Pero más aún molesta que el encuentro cambie de hora y que la excusa para así hacerlo sea tan pobre como la coincidencia con un Eibar-Real Madrid. Sí, un Eibar-Real Madrid. No un Barça-Madrid ni un derbi de los blancos ante el Atlético de Madrid, ni la final de un Mundial. Un partido, uno más de 38, del Real Madrid.

El día de hoy ha sido la más clara muestra de los bandazos dados al respecto por la junta directiva. Por la mañana se decidió que el duelo ante el Logroñés no fuera Día de Ayuda al Club y, además, se pidió a los espectadores que acudan en masa al estadio para empujar al equipo. Pero se mantuvo la hora, 18.30 horas, y se explicó que se hacía "pensando en lo mejor" para todos y para favorecer la asistencia de burgalesistas. Es difícil saber si a las 18.30 horas iban a acudir más aficionados locales (quizás menos por el frío, aquellos que viven en la provincia o fuera de Burgos...) que a las 17.00 horas, pero sin duda menos procedentes de Logroño.

De una manera u otra, finalmente la junta directiva, ante el evidente malestar de la afición (decenas de comentarios recibidos en esta web y cientos en Twitter al respecto), dio marcha atrás por la tarde y, con el visto bueno de la Real Federación Española de Fútbol y de la Unión Deportiva Logroñés, programó de nuevo el encuentro para las 17.00 horas.

La intención era buena, nadie lo duda, pero carece de toda lógica. La afición, aunque su equipo esté en Segunda B, quiere que su equipo sea considerado el más importante y se le trate como tal. Hay excepciones en las que es necesario y quizás exigible ser flexibles, pero no era este el caso. 

Así las cosas, después de enfadar a la afición haciéndola creer que pagaría extra por ver un partido a las 18.30, el club no hará un taquillaje extra y se jugará a la hora habitual. Pero la variable con respecto al partido del Astorga o el Coruxo es que los seguidores estarán más molestos que nunca.

Y ya se están incitando en foros y redes sociales para hacérselo saber al presidente. Ni su peor enemigo podría haberlo preparado mejor.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol