Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Expolio de una obra de valor incalculable

Destrozan y roban el principal mosaico romano de Baños de Valdearados

I. Elices / Baños - jueves, 29 de diciembre de 2011
Al llevarse esas escenas los cacos dejaron estos huecos en el mosaico. - Foto: DB/Alberto Rodrigo
Los ladrones se llevaron parte de la escena dedicada al dios Baco. Usaron una maza y un cortafríos. Dañaron gravemente la obra

Quince operarios trabajaron durante 100 días para componer el mosaico, reza una de las láminas explicativas de villa romana de Baños de Valdearados. Y una noche les bastó a unos desaprensivos para destrozarlo al robar una parte de la  escena principal, titulada ‘El Triunfo de Baco, victorioso a su regreso de la India’. Se trata de una de las cerámicas mejor conservadas de la península -del siglo V después de Cristo- y de un valor «incalculable».
Los vecinos del pueblo tuvieron noticia del expolio ayer. Una pareja de Barcelona, a eso de las 13 horas, se acercaba hasta el yacimiento arqueológico, situado a unos 100 metros de la carretera BU-910 que comunica la localidad con Aranda. En esta época -de octubre a junio- hay que pedir cita previa para realizar la visita, pero es costumbre que los turistas se acerquen hasta las ruinas para ver lo que hay en el interior, ya que puede observarse desde fuera. Se percataron de los destrozos y telefonearon al responsable de la instalación.
El día del robo aún está por determinar. Desde el 6 de diciembre, cuando se produjo la última visita, nadie ha estado allí, hace casi 20 días. Pero huellas de las botas que dejaron los ladrones al entrar y salir, así como las roderas de los vehículos que conducían indican que son recientes. Algunos de los vecinos aventuraban que pudo ser en Nochebuena.
Investigadores de la Policía Judicial y la Científica de la Guardia Civil acudieron ayer hasta el lugar para tomar huellas y descubrir rastros que pudieran llevarles hasta los responsables. Los cacos llegaron en uno o dos coches, recorrieron por un camino 100 metros desde la carretera y se situaron justo detrás de la instalación, para no ser vistos.
 Para acceder al interior -previsiblemente de noche para no ser descubiertos desde de la carretera- serraron tres de los maderos paralelos al suelo que componen el muro trasero que protege el ‘oecus’ o salón principal de la villa. Pasaron directamente a la pasarela desde la que se contemplan los mosaicos y comenzaron su faena, «muy chapucera», comenta el alcalde, Lorenzo Izcara, a juzgar por los resultados. Numerosas teselas y fragmentos aparecieron desperdigados por las dependencias.
Al margen de la escena inferior de la obra dedicada al dios del vino, también se llevaron otras dos de menor tamaño situadas en la cenefa que rodea la composición. Ambas están dedicadas a la caza y en ellas aparecen los nombres de los vientos Zefyrus y Eurus. Intentaron también sustraer otro elemento dedicado al Boreas, pero no pudieron.
A tenor del estado en que quedaron los bordes de las escenas sustraídas, las herramientas que pudieron utilizar para despegar el mosaico tuvieron que ser un cortafríos y una maza. También emplearon una cizalla o una sierra eléctrica para cortar la malla metálica a la que está adherida la capa de mortero donde se apoyan las teselas.
En lugar de empezar a cortar justo en la línea que marca el límite entre la escena elegida y la cenefa, iniciaron la amputación en medio de ésta, con lo que decapitaron los bustos que representan a los dueños de la villa romana.
El alcalde y los vecinos sospechan que los autores son los mismos que ya visitaron el lugar a principios de noviembre y  destruyeron una pequeña parte de la misma composición. A su juicio, acudieron para llevar a cabo un ensayo de lo que iban a hacer posteriormente.
A pesar de ello, el plan que urdieron hacía aguas por todos los lados. La abertura que provocaron en la pared de maderos no era lo suficientemente amplia para sacar la escena entera, por lo que tuvieron que partirla a la mitad. Aun así, dividida, tampoco les cupo por el agujero. Para lograr trasladarlas al exterior las golpearon y dejaron caer trozos de mosaico del tamaño de un puño que se quedaron en el interior de las instalaciones.
No se sabe muy bien si se hizo tarde o se cansaron del esfuerzo, pero la amputación de la escena dedicada al viento Boreas se quedó a la mitad. Allí permanecen los signos de haber  golpeado con un cortafríos la superficie de la obra.
Este tipo de ‘trabajos’ se suelen realizar por encargo, según señaló el alcalde, quien recuerda que hay una réplica de la composición en el Museo Arqueológico de Madrid. Lorenzo Izcara indica que el promotor del expolio «poco o ningún dinero dará a los autores, porque lo han destrozado entero».
Seguramente el receptor del mosaico sea un visitante, incluso asiduo, de los yacimientos, que se enamoró de la escena y «se le antojó para colocarla en su jardín o en un merendero».
La villa romana de Baños de Valdearados es visita obligada para todos los turistas que completan la ruta hasta Santo Domingo de Silos, Clunia o Caleruega. Por supuesto, era el mayor atractivo turístico de la localidad. «Nos quedamos sin algo que era nuestro; no sé el valor que tiene, incalculable, pero le han hecho un mal enorme al pueblo», indicaba. Hoy por la mañana una arqueólogo de la Junta de Castilla y León acudirá hasta el lugar para establecer la gravedad de los daños.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol