Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Fuerza y honor 22

¿Cuánto me cuesta tener cáncer?

@LouMatilla - jueves, 11 de febrero de 2016
"Me siento afortunada porque puedo pagar todas estas cosas sin que me suponga un trauma mayor que el que ya tengo por estar enferma, pero me pongo en el lugar de la gente que esté pasando dificultades económicas"


Hay alrededor de quince mil mujeres buscando trabajo en la provincia de Burgos. Espero de verdad que a ninguna de ellas le diagnostiquen un cáncer de mama mientras están desempleadas porque además del shock de la enfermedad, tendrían que soportar otro: el económico.



Cuando te dicen que tienes cáncer de mama no eres consciente de muchas cosas que te van a pasar y mucho menos de todo el dinero que vas a tener que desembolsar para seguir manteniendo tu dignidad de la mejor manera posible. Ya sabemos todos que estéticamente es algo muy duro de sobrellevar; es entonces cuando comenzamos a buscar todo lo necesario para que en la medida de lo posible, no nos afecte más aún.



Creo que mucha gente no se imagina lo que supone para nosotras mentalmente y mucho menos económicamente. Hoy por ello, quiero mostrar un poco más nuestro mundo.



Lo primero: el pelo. Sabemos que la quimioterapia va a hacer que lo perdamos, así que el paso por la peluquería es casi obligatorio; hacer un par de cortes antes de perderlo del todo creo que es la mejor de las opciones, lo que supone que nos dejamos un dinero en ello.



Ahora tenemos que pensar en cubrir nuestra calva cabeza. Para ello podemos elegir entre pañuelos, turbantes, gorros o pelucas. En mi caso, yo elegí los gorros pero todas las opciones son respetables. Bien, el desembolso económico para esto es bastante grande. El precio de los pañuelos, turbantes y gorros oscila entre los 37 y los 70 euros, aproximadamente. Si quieres una peluca de pelo sintético puedes gastarte entre 175 y 400€ y si optas por una de pelo natural entonces prepara a partir de 600€ para ello.



(Quiero aclarar que en todo momento estoy hablando de artículos oncológicos).



Existen también gran cantidad de productos para el cuidado corporal y de la piel; como protectores para las uñas, maquillajes minerales, pestañas postizas, cremas hidratantes, etc. Esto ya va con el gusto y la necesidad de cada una para sentirse mejor.



Cuando llegamos a este punto, ya nos hemos gastado un dinero; pero la cosa no acaba aquí. Comienzan los efectos secundarios de la quimioterapia y hay que comprar medicinas; la mayoría cubiertas con receta pero hay otras que no, y son las más caras, claro. Y con receta o sin receta no es poco el dinero que dejamos en la Farmacia.



Ahora llega la cirugía y con ello la necesidad de utilizar una prótesis y sujetadores especiales para poder colocarla de manera segura y cómoda. Volvemos a hacer números y nos sale que cada prótesis (de mastectomía) ronda los 200€. Existe una ayuda económica para esto pero tienes que solicitarla, lo que significa que primero la pagas y a la vuelta de un tiempo… te reingresarán parte de lo que has pagado por ella. Y el precio de un sujetador de mastectomía ronda entre los 34 y los 70€. ¡Ah! Y si te quieres ir a la playa este verano prepara entre 50 y 80€ para comprarte un bañador en el que también puedas colocar a tu nueva compañera de viaje.



La calculadora sigue y ahora nos vamos a radioterapia. Aquí tendremos que comprar una crema que nos proteja de las posibles quemaduras. Tampoco son baratas.



Llegados a este punto la cosa agobia un poco.



Y acabo con la cafetería y el parking del Hospital. Personalmente el que un desayuno (café y pincho) en la cafetería de un Hospital (ya sea cualquier hospital), sea más caro que desayunar en casi cualquier cafetería de la ciudad me parece un abuso. Estamos allí por obligación y no por gusto porque no creo que nadie vaya a desayunar allí por las vistas.



Y lo del parking no es un abuso: es un atraco a mano armada. Las primeras veces que fui allí no podía creerme lo que estaba pagando: 5 ó 7 euros por aparcar entre dos y tres horas. Pagué unas cuantas de esas hasta que descubrí que existe una tarjeta con la que te sale más económico. Aún así, ya la he recargado cuatro veces, lo que supone un tiempo de estacionamiento de 120 horas y que me he gastado ya 80€ y lo que me queda. Y no quiero ni pensar lo que me hubiera costado pagar esas horas a más de 2€ cada una. Otra cosa que tampoco entiendo es que las tarjetas no valgan para cualquier parking del Complejo y que si voy a Urgencias tenga que volver a sacar la cartera: la última vez fueron otros 7€.



Llegados a este punto sólo me queda decir que yo me siento afortunada. Sí, afortunada porque tengo suerte por poder pagar todas estas cosas sin que me suponga un trauma mayor que el que ya tengo por estar enferma, pero me pongo en el lugar de la gente que esté pasando dificultades económicas y entiendo que la situación es muy complicada. Y más aún: ¿Qué pasa con las mujeres que están en el paro? ¿Y con las que son autónomas? ¿Alguien ha pensado en ello?


Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol