Enseñar para aprender a pensar

B.A. - lunes, 31 de diciembre de 2018
El arandino Sergio Calleja, que imparte clases de Literatura y Filosofía en el Colegio Marista de Segovia, es uno de los diez profesores candidatos al Premio Mejor Docente de España

Vive su profesión con pasión. Debate con sus alumnos, les enseña a pensar y lleva el buen humor por bandera. Su máxima, que sus clases sirvan a los chicos para que puedan vivir mejor y más felices, siempre sin perder de vista el aprendizaje y la aplicación de lo enseñado a la vida real. Todo un cóctel educativo que este profesor arandino lleva agitando en el Colegio Marista de Segovia desde hace 16 años. Y el resultado no puede ser más gratificante: han sido sus propios alumnos los que le han nominado para que consiga el Premio al Mejor Docente del Año. 
«Me enteré en septiembre. Mientras estaba disfrutando de los toros en las fiestas de Aranda me llegó un mail en el que me notificaron que mis alumnos me habían propuesto para recibir este reconocimiento y me pedían una serie de documentación sobre mi proyecto educativo. Hace unas semanas salió la lista definitiva y estaba entre los diez nominados en la categoría a Mejor Docente en Secundaria y Bachillerato», afirma Sergio Calleja, que imparte clases de Literatura y Filosofía y que el próximo 10 de enero conocerá el resultado de estos premios, que se entregarán el 23 de febrero en Santiago de Compostela dentro del Congreso Mundial de Educación. 
Este arandino, que se formó en la Universidad Complutense de Madrid, asegura que un educador no solo debe de transmitir los conocimientos que la ley exige, sino que tiene que enseñar al alumno para que sepa quién es y pueda buscar su lugar en el mundo. «No se trata de memorizar, sino de que piensen. En mis clases se debate y se discute mucho, hablamos sobre la vida, sus conflictos y cómo solucionarlos», asegura Sergio Calleja, al que le gusta provocar a sus alumnos. «Así buscan sus propias herramientas para defender sus posturas, que no repitan lo que yo digo».
Sus clases también están llenas de sentido del humor. «Es un sitio donde nos reímos, donde compartimos, donde nos enfadamos y donde nos perdonamos, es como la vida misma, no podemos aislar el aula del resto», asegura el profesor, que cree que sus alumnos le han nominado por su pasión y por esa actualización del conocimiento a la vida real. 
inteligentes. Sergio Calleja es totalmente contrario a la opinión de que los adolescentes son pasotas y no se implican, para él son personas inteligentes que pueden cambiar el mundo. «Hay que enseñarles, hay que estar ahí. En clase también usamos blogs, páginas web e instagram. Esta última es una herramienta muy útil porque les abre el mundo, pero hay que saber utilizarla y como educador que soy tengo que enseñarles a usarla con responsabilidad». Para este arandino, la nominación por parte de sus alumnos ya es todo un premio. «Estoy contento y orgulloso, y también me siento con mucha responsabilidad. Esta nominación hace que me exija más, que busque esforzarme al máximo y que intente hacerlo cada día un poco mejor», relata Calleja, satisfecho de que sus chicos vean que lo aprendido en el aula tiene una aplicación real. 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Diario de Burgos se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD