Baloncesto / LEB Oro

Autocid mantiene su postura e ignora la posible sanción de FIBA

Ana Isabel Angulo / Burgos - martes, 20 de noviembre de 2012
Lucas Sikma realizó ejercicios físicos ayer aunque no entrenó con el grupo en El Plantío, tras regresar de su viaje a EEUU. - Foto: DB/Ángel Ayala
El caso Gloger, en punto muerto tras concluir el plazo sin que el club pague al exjugador

El plazo dado por la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) ha concluido sin acuerdo entre Autocid y el exjugador Spencer Gloger. Ahora habrá que esperar a conocer las medidas sancionadoras que establecerá la FIBA y cómo las ejecutará.
En el club castellano todo sigue igual. Anoche hubo reunión de la junta directiva y extraoficialmente se dice que el tema no se abordó. Autocid no va a hacer nada y el patrón y vicepresidente, Fernando Andrés, ya dejó clara su intención de no pagar y de no hacer declaraciones públicas.
Se abre un tiempo de incertidumbre ya que el caso Gloger es bastante inusual. Surgen múltiples preguntas pero la fundamental se centra en saber qué medios tiene la FIBA para ejecutar la sanción, aparte de no tramitar fichas de jugadores extranjeros.
Es posible que exija a la Española que pague la posible sanción, que puede alcanzar hasta los 150.000 francos suizos -unos 120.000 euros con el aval del club. Sin embargo, fuentes de la entidad rechazan esta posibilidad ya que el aval -180.000 euros- es para garantizar el sueldo de cuadro técnico y jugadores de la actual temporada, así como otros gastos federativos.
El caso Gloger está en un punto muerto. Por un lado, el demandante acuciando a la FIBAy por otro Autocid negándose a pagar.

Sikma, en Burgos

Lucas Sikma regresó ayer después de pasar unos días en Estados Unidos y asistir al funeral de su abuelo. Llegó cansado y bajo los efectos del ‘jet lag’ aunque asistió al entrenamientos pero sin participar. Se recuperará y está previsto que hoy trabaje con el resto del equipo.
Más complicado lo tiene Franco Rocchia. El alero trabajó fuera del grupo para recuperarse de sus molestias en los aductores. El resto de la plantilla está en perfectas condiciones físicas y con la moral muy alta. La tercera victoria consecutiva les ha devuelto la sonrisa y la confianza.
«Estamos en un momento bueno. Ganar en Coruña no fue fácil y nos ha dado confianza. Además es importanté por cómo lo hicimos: supimos salir de todas las trampas que nos plantearon. Hubo momentos complicados y salimos delante», confirma el entrenador, Andreu Casadevall.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Diario de Burgos se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD