Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Patricia Muñiz: «'Play Room' es un libro repleto de fantasías femeninas»

Javier Villahizán - lunes, 13 de mayo de 2013
La escritora publica su primera novela erótica, donde hay lugar para la ciencia ficción

Misterio erótico, ciencia ficción y suspense son algunos de los calificativos con lo que la crítica ha calificado la nueva novela de Patricia Muñiz, Play Room. La literata asevera que es una mezcla de romanticismo y fantasía, en donde los personajes experimentan nuevas y novedosas sensaciones.

¿Qué es el sexo para usted?
Es una parte fundamental de la vida.


¿Y el amor?
Otra, si cabe aún más básica. Una vida que carezca de amor es un cascarón vacío.


¿Y el cariño?
Una manera afectuosa de mostrar el aprecio hacia las personas. Algo que hace la vida mucho más agradable.


¿En qué género englobaría su novena Play room?
Misterio erótico.


Pero el libro contiene alguna que otra escena subida de todo.
Es una novela romántica con alguna pincelada de sexo explícito. Desde luego mucho más suave que algunos clásicos de la Literatura como El Decamerón,  de Boccaccio, o Tirant lo Blanc, de Joanot Martorell.


¿Qué es Play Room?
En Play Room, las fantasías sexuales funcionan como parte de la trama, haciendo avanzar la historia. Todas ellas están relacionadas con los cinco sentidos que una máquina de realidad virtual reproduce. Se trata de una instalación domótica en fase de pruebas, un instrumento que permite experimentar con fantasías  entre desconocidos, pero, sin llegar a realizarlas en la realidad. A partir de ahí hay intriga, romanticismo, erotismo, ciencia-ficción, aventura...


¿Por qué en su primera obra se decanta por narrar ciertas peripecias íntimas?
Aunque escribo desde niña, dedicarme a ello nunca me pareció una opción realista. A pesar de que mis relatos gozaban de mucha popularidad en la universidad, o entre mi círculo de amigos, no fue hasta que gané el premio de relato de terror y gore de Molins de Rei cuando decidí abrir un blog, y ahí descubrí que tenía más lectores de los que nunca hubiera soñado. Los primeros relatos que publiqué fueron sobre fantasía, terror y ciencia-ficción. El erotismo es un género más que me divierte cultivar.


¿Deja entrever ciertos matices autobiográficos?
En absoluto. Play Room es una ficción que nada tiene que ver con mi vida. Algo muy diferente es que la novela consiga transmitir veracidad. El escritor tiene que buscar dentro de sí mismo para poder crear personajes y escenarios. Esa inspiración intimista es la que dota de originalidad a una obra. Por eso estoy en todos y cada uno de los personajes y, sin embargo, no soy ninguno de ellos.


¿Su vida emocional es más o menos intensa que la de los protoganistas?
Es como el Mercado de la Boquería en vísperas de Navidad. Tengo de todo (risas).


¿Qué es lo que pretendía con el libro?
Tuvo algo de expiación, pero mucho más de reto. Con Play Room pasé del relato a la novela.


¿Qué críticas le han llegado?
Muy positivas. Sobre todo, destacando el ritmo de la narración, su alma de cómic o la facilidad con que se visualizan las escenas. Una pregunta recurrente en las entrevistas es si se hará  película de este texto. Y suelo decir que no porque la novela es  muy corta.


¿Va dirigido a un público concreto o prefiere dejarlo a la libre elección?
Es para cualquier persona de mentalidad abierta que le apetezca sumergirse en un universo plagado de fantasías femeninas. La verdad es que tengo lectores de todas las edades, pero es cierto que está enganchando más a lectores jóvenes, y yo estoy encantada.


¿Se lo regalaría a su madre?
Ya lo he hecho.


¿Lo leería en pareja?
Lo haría si la tuviera.


¿Pretende dedicarse y vivir de la Literatura?
De momento seguiré en el género, aunque no descarto en un futuro escribir algo para un público más amplio.


¿Proyectos?
Son muchos, pero destacaría un libro que ando ultimando de relatos escritos en catalán.
¿Y la poesía?
Escribo poesía y también hago recitales.


Dígame una fantasía que haya tenido.
Ser un hombre.


¿Qué ilusión le gustaría llevar a cabo?
Dar la vuelta al mundo sin límite de tiempo.


Está de moda la narrativa erótica con el amigo Grey.
El erotismo es algo imprescindible e irrenunciable para tener una vida sana y el sexo forma parte de nuestra esencia. De alguna forma, esa circunstancia se traslada a la Literatura. De algún modo, el sexo es la vida.


¿Cuándo muere la pasión?     
Cuando muere el deseo

.
 ¿Y el amor?
Cuando nace el odio.


Finalice la entrevista con algo bonito.
Iris, la gata de mi editor.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Diario de Burgos se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD