Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Vivir

Conquistar Valladolid de un bocado

R. Travesi / Burgos - martes, 8 de noviembre de 2011
El restaurante La Favorita, de la capital, y La Fábrica de Ceres, de Lerma, participan desde ayer en el Concurso Nacional de Pinchos que se celebra a lo largo de esta semana en la ciudad del Pisuerga

Es la cocina en mianutura a la que se han sumado la mayor parte de los cocineros, incluidos los de prestigio internacional. Es el pincho que permite degustar una pequeña ración de un bocado, pero sin olvidar la presentación de un gran plato. Desde ayer y a lo largo de toda esta semana, Valladolid será la capital de la tapa con la celebración del VII Concurso Nacional de Pinchos. En total, 66 cocineros de toda España acuden con sus propuestas para someterse a un jurado, presidido por Pedro Subijana, chef del Restaurante Akelarre, en San Sebastián, con tres Estrellas Michelín. De momento, todos ellos fueron seleccionados entre más de 600 propuestas.

La provincia de Burgos participa con dos cocineros en el certamen. Uno es Juan Antonio González, del Restaurante La Favorita en la capital, y el otro es Íñigo Rodríguez, de la Fábrica de Ceres, en Lerma. Ambos se estrenan en estas lides, aunque son ya veteranos de los fogones.

González ha ideado para la ocasión el "Tomatres con queso", un pincho de merengue de tomate en forma de iceberg. Todo ello sobre una sopa de aceite que tiene su complejidad a la hora de la elaboración. Los ingredientes son todos naturales porque, además del tomate, tiene un carpacho de pepino y una mousse de queso de cabra. Por su parte, Rodríguez ha creado una receta que lleva por nombre "Latilla de gelee de caldo de marisco" y que reproduce una pequeña lata que es toda ella comestible. El "recipiente" es una gelatina de mousse de salmón y gambas que contiene un caldo de pescado y un mejillón. Tal y como explica su creador, es un pincho pequeño, de bocado. «Forma parte de un plato que he trabajado mucho y con el que he recibido algún premio y ahora lo transformo en una tapa», precisa Íñigo Rodríguez.

El viernes acudió a Valladolid para enseñar el modo de hacer el pincho a la jefa de cocina del Restaurante Fortuna 25 para que puedan elaborarlo y así ponerlo a la venta. En cambio, será el propio Rodríguez quien presente la tapa ante el jurado del concurso. El tiempo máximo será de 25 minutos.

El concurso tendrá lugar en la Cúpula del Milenio de Valladolid pero durante la semana cualquier persona que se acerque a la ciudad del Pisuerga podrá degustar los 66 pinchos en cada uno del medio centenar de establecimientos. En el caso de las tapas elaboradas por cocineros de otros lugares, la organización ha facilitado un establecimiento colaborador en Valladolid, donde poder adquirir el pincho por 1,80 euros.

Promoción

Tanto el Hotel Spa Ceres como La Favorita consideran que la participación en el certamen nacional es una oportunidad para dar a conocer la cocina burgalesa y promocionar los establecimientos.

El propietario de La Favorita, Jesús Hernando, afirma que es la primera vez que participan en un certamen de estas características pero decidieron probar suerte para dar a conocer la "otra" cocina que se hace en el restaurante, con una gran variedad de pinchos. Algunos como el de solomillo con foie o el canutillo de cecina de micuit y cabello de ángel son ya una tradición en el local. La tapa que irá al concurso de Valladolid se podrá degustar pasados unos días en La Favorita ya que se incluirá en la carta. A su juicio, la clave de un buen pincho es hacerlo vistoso y atractivo, sin olvidar la calidad gastronómica que debe cuadrar con un precio competitivo.

Su cocinero, Juan Antonio González, afirma que el simple hecho de haber sido seleccionado ha sido todo un premio porque la competencia es mucha, sobre todo con los participantes del País Vasco. «Será un concurso de mucho nivel aunque voy con la idea de competir en igualdad de condiciones porque en Burgos hay buenos cocineros», precisa.

En el caso del hotel spa de Lerma que ocupa una antigua fábrica de harinas, está a punto de inaugurarse y busca hacerse un hueco en el sector con su restaurante gastronómico de la mano de Íñigo Rodríguez, un cocinero de 42 años que ha sido, por ejemplo, chef de la Posada de Salaverri, en Aranda de Duero. «Queremos crear una cocina tradicional con pequeños toques de autor porque hay que satisfacer a un cliente tradicional como es el castellano», apunta este profesional que ha sido finalista y premiado en concursos nacionales.

La representación burgalesa acompañará a los otros 12 cocinero seleccionados en Castilla y León. Valladolid, la anfitriona, es la provincia que más pinchos presenta con 4 tapas. También hay profesionales de Ávila, Salamanca, Segovia, Palencia y Soria.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol