Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Vivir
JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD / BURGOS, DIÓCESIS DE ACOGIDA

La luz de los santos de casa

I.L.H / Burgos - sábado, 13 de agosto de 2011
Los peregrinos católicos que pernoctan estos días Burgos conocieron la vida de algunos de los santos locales durante la misa en la Catedral y la vigilia nocturna

Rafael Arnaiz Barón, el último santo burgalés canonizado por la Iglesia católica, es uno de los copatrones de la Jornada Mundial de la Juventud que se celebra la semana que viene en Madrid. Su muerte a los 26 años hace de él un santo con el que los jóvenes católicos de todo el mundo pueden identificarse. Por eso la diócesis de Burgos eligió la figura del conocido como "hermano Rafael" para dar la bienvenida a los peregrinos.

Su vida fue mencionada por el arzobispo, Francisco Gil Hellín, durante la homilía frente a la Catedral, pero también se le mencionó en el encuentro posterior que mantuvieron en la iglesia del Carmen y en la vigilia nocturna que protagonizaron por las calles del centro. En el Arco de Santa María, incluso, se desglosó su biografía con proyecciones de luz y sonido en directo.

Al hermano Rafael le acompañaron también otros santos de la casa como santo Domingo de Guzmán, fundador de los dominicos, santa Casilda, santo Domingo de Silos, san Julián y san Lesmes, que aunque francés, es el patrón de la ciudad.

Su vida y milagros fueron la luz que puso la diócesis burgalesa a una noche de luna llena y estrellas fugaces, y a una tarde con los colores de las nacionalidades de los peregrinos: Alemania, Camerún, Ecuador, Canadá, Francia, México, Nueva Calcedonia, Pakistán, Polonia, Reino Unido, Uruguay y Argentina.

Con velas encendidas en las manos y el canto gregoriano de ocho monjes del monasterio de Santo Domingo de Silos, la procesión nocturna hizo hincapié en «la importancia de la santidad en la vida de la Iglesia, sabiendo que son los santos los que guían nuestros pasos», como repitieron los voluntarios en tres idiomas.

La vigilia finalizó con fuegos artificiales en la plaza de Castilla después de entonar el Salve Regina y mencionar a otros católicos burgaleses «valientes testigos de Cristo»: el hermano marista asesinado en Zaire en 1996 junto a otros tres compañeros, Servando Mayor; Julián Campo y Santino Manzano y Marta Obregón.

Jóvenes en comunión

Banderas de todos los colores y una plaza del rey san Fernando más internacional que nunca. Los jóvenes de distintas nacionalidades que participaron en la vigilia se reunieron antes frente a la Catedral para celebrar los días en la diócesis en comunión. Las 3.000 personas que ocuparon la renovada plaza asistieron a una misa cantada presidida por el arzobispo.

Francisco Gil Hellín en la homilía, además de darles la bienvenida y recordar a esos santos locales, se refirió a la propia Jornada Mundial de la Juventud como un evento especial que para sus vidas cristianas y humanas puede significa «un antes y un después». El arzobispo deseó que la experiencia les sirva para descubrir su vocación, ya sea dentro del matrimonio o como religiosos en celibato.

Con una ofrenda de cintas que transportaban los deseos de los jóvenes, la misa se retiró para dar paso a la vigilia nocturna.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol