Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Vivir

Adiós, compañero

DB / Burgos - jueves, 24 de diciembre de 2009
El escritor, periodista de "Diario de Burgos" y crítico de arte Alfonso Salgado falleció ayer en Valladolid a los 76 años de edad • El funeral se celebrará hoy, a las cuatro de la tarde, en la iglesia de La Merced

Alfonso Salgado Espinosa nació periodista y lo fue durante toda su vida, aunque se jubilara "oficialmente" de Diario de Burgos hace algo más de una década. Con la que era su segunda casa mantenía colaboraciones asiduas (la última, un reportaje sobre sus recuerdos de la calle La Puebla) y un contacto permanente con sus compañeros. En esta misma redacción ha escrito sus últimas crónicas, efemérides y críticas de arte, y desde la de la calle San Pedro de Cardeña ejerció gran parte de su trayectoria profesional.

Nacido en Valladolid en 1933, entró a formar parte de la plantilla de Diario de Burgos en 1969, dos años después de haber quedado finalista del Premio Nadal con la novela Alguien parecido a ti, y una década más tarde de haber iniciado su faceta periodística en La Voz de Castilla.

Entre 1969 y 1985 Alfonso Salgado comentaba la actualidad con un artículo diario en las páginas de este periódico bajo el seudónimo de "Burgense", al margen de realizar otro tipo de colaboraciones. Unos años más tarde, su pluma se unió a la de los artistas de esta ciudad, sobre todo pintores, realizando críticas de arte de sus exposiciones. No había pincel que no conociera, ni obra que no distinguiera porque durante años siguió la pista, evolución y trayectoria de decenas de artistas que encontraron en él al mejor altavoz de su arte.

Cuando llegó la hora de celebrar el centenario de este periódico fue el encargado de coordinar los cuatro tomos de Un siglo del Diario de Burgos y un quinto volumen sobre Un siglo gráfico de Diario de Burgos, una obra que repasaba las informaciones y fotografías más relevantes publicadas en su primer siglo de vida.

Con una memoria envidiable, Alfonso Salgado era capaz de desglosar la trayectoria profesional y el pasado más reciente de una ciudad y de sus protagonistas. Aunque habría que decir que su trabajo -y su memoria- abarcaba también toda la provincia, ya que a ella le dedicó veinte años de profesión. Entre 1976 y 1996, Salgado recorrió todo el territorio provincial realizando reportajes, entrevistas y crónicas del acontecer diario de nuestros pueblos.

Su labor en el mundo de la prensa le valió varios reconocimientos, como el Premio Ángel de Pablos, otorgado por el Grupo Sarmiento en 1986; la Cruz de Oro de la Hermandad de Donantes de Sangre de la Seguridad Social de Burgos (de la que fue uno de sus fundadores), y la Cruz del Mérito Militar con distintivo blanco.

En 2007, desde la Asociación de Periodistas de Burgos se le rindió un homenaje, junto a un grupo de históricos socios, por toda una vida dedicada a la profesión. Precisamente ayer, el presidente de este colectivo, Guillermo Arce, destacaba la implicación que Salgado tenía con la propia asociación y la labor que siempre desarrollaba en defensa del gremio.

Pero no solo era periodista y apasionado del arte. Salgado Espinosa era también un reconocido escritor, conferenciante y pregonero. Además de quedar finalista del Premio Nadal, publicó El rostro y la máscara (1973), y era autor de una quincena de obras inéditas. Entre esos títulos se encuentran El palo y la astilla, Aviones de papel, El hombre de la mirada azul y A Salamanca pasando por Babel, entre otras.

El funeral de Alfonso Salgado se celebrará esta tarde, a las 16 horas, en la iglesia de La Merced.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol