Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Vivir

Salto a la disciplina

Alberto Calvo / Burgos - sábado, 6 de septiembre de 2008
Cada día más jóvenes dedican parte de su tiempo de ocio al parkour, una actividad que consiste en superar obstáculos que se encuentran en recorridos urbanos o naturales

Vándalos, delincuentes, macarras... ¿Y qué más? Para los que todavía no se han enterado el parkour (del francés parcour, que significa "recorrido") es una disciplina que consiste en desplazarse por el medio urbano o natural, superando los obstáculos que se presentan. Vallas, muros, bancos y el vacío son sobrepasados por estos intrépidos deportistas, también conocidos como traceurs ("trazador").

El escenario puede ser cualquiera y tampoco exige un vestuario determinado -probablemente tener "la cabeza sobre los hombros" sea su principal requisito-. La disciplina no requiere tener una edad determinada; solo se necesitan ganas. «Cuando eres más pequeño eres menos consciente de lo que te puede suceder; según te haces mayor empiezas a ver el peligro», afirma Iván Sarnago, traceur y dibujante de cómics.

Como cualquier otro deporte, se debe entrenar antes de efectuar cualquier movimiento complejo. En muchas ocasiones los más pequeños «ven algún vídeo colgado en Youtube y quieren imitarlo. En algunas ocasiones no sale como esperaban y las consecuencias acaban siendo negativas», comenta David Arce, otro de los traceurs.

Esta disciplina requiere una gran preparación física para realizar los distintos movimientos -saltos, pasavallas, escalada-, pero además es necesario una mente decidida a superar los propios miedos, una gran concentración, y un espíritu fuerte. Para los que siguen esta idea como «original» y propia del parkour, no se trata de espectáculo, tampoco se trata de dinero y no es ningún tipo de vandalismo. La idea fundamental es la auto superación. En muchos sitios, el parkour está visto como una clase de vandalismo que se dedica a estropear el mobiliario urbano o incluso a provocar. Esta idea es completamente errónea y dificulta la expansión de esta filosofía. «Alguna vez nos han reprendido o incluso ha aparecido algún coche de la policía», apuntó Avaro, otro de los jóvenes fieles a esta filosofía.

¿Filosofía o deporte?

Para cada uno significa una cosa distinta. Unos pueden verlo simplemente como un deporte con el que se entretienen, pero lo viven; y para otros su vida puede cobrar sentido a través de esta disciplina. También hay quién lo siente como un arte con el que se expresa.

Se debe tener en cuenta que un buen traceur nunca molesta a la gente con la que se cruza en el camino, nunca pone en peligro su propia vida si no está seguro de que conseguirá sobrepasar un obstáculo y nunca debería de competir con otras personas. Tres doctrinas que civilizan lo que alguno conoce como «el deporte de vándalos».

Como no puede haber competiciones, los traceurs optan por "reuniones multitudinarias" en las que se muestra a los demás deportistas el progreso en la técnica individual. Normalmente se establece un recorrido y cada uno opta por hacerlo de la forma que prefiera. Estos encuentros suelen llamarse entre los practicantes RT. «En Burgos no tenemos este tipo de exhibiciones, tenemos que acudir a otras ciudades españolas para poder demostrar nuestros conocimientos», explica David Arce.

El objetivo del parkour es el movimiento libre y fluido, «cuanto menos puntos de apoyo tengamos a lo largo del recorrido mejor», afirma Iván Sarnago. Una regla en el parkour es no retroceder. «El lema es "ser y durar", esto significa que el traceur no tiene que ponerse en peligro e ir superándose cada día», comenta David.

Un vestuario adecuado

Una de las cosas que hacen más particular esta disciplina radica en la sencillez del atuendo de los traceurs. «Tan solo es necesario un calzado cómodo, que se agarre bien al suelo y con una buena amortiguación», apunta Iván Sarnago. Esto es especialmente importante dado el elevado número de impactos que recibe la suela en la recepción de los saltos. En cuanto a la ropa, no se requiere nada específico, debe ser una ropa cómoda, aunque, «también puedes llevar uno vaqueros ajustados y botas, hay veces que disminuyen la repercusión del golpe».

Para principiantes es recomendable el uso de otros accesorios, tales como muñequeras y protecciones en rodillas y codos. « Según se avanza en la disciplina se irá prescindiendo de ellos para no coger malas costumbres», aclara Álvaro.

Acrobacias no permitidas

Las acrobacias que normalmente consisten en rotaciones de cuerpo en el aire como mortales, frontflips, backflips, wallflips..., no están admitidas en el parkour. Éstas, a parte de restar velocidad, no son parte de la disciplina por el peligro que conllevan. Hay una variación del parkour (freerunning "carrera libre") que las incluye. En vez de buscar la eficacia buscan la estética en sus movimientos. En el freerunning también se busca la auto superación, y normalmente se confunde con el parkour por compartir algunos objetivos.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol