Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Sociedad

Un "big bang" a 100 metros bajo tierra

Marta Hurtado (EFE) / Ginebra - martes, 30 de marzo de 2010
El acelerador de partículas de Ginebra realiza su segundo intento de reproducir los instantes posteriores a la creación del Universo

El experimento del siglo, que pretende desentrañar los orígenes del Universo y responder a las grandes incógnitas de la física moderna, comenzará hoy en la Organización Europea de Física Nuclear (CERN).

Tras 20 años de investigación, 10.000 millones de euros invertidos y el trabajo 10.000 científicos de 80 países, dos haces de mil millones de protones cada uno, acelerados a una velocidad próxima a la de la luz, circularán por un túnel circular de 27 kilómetros de largo y en algún momento se chocarán.

Cuando dichas partículas colisionen, se reproducirán los instantes posteriores al Big Bang, el momento de la creación del universo, hace 13.700 millones de años, una recreación producida ahora por los humanos y que ayudará a entender cómo funciona nuestra galaxia.

Los protones circularán por el Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés) de la CERN, el mayor del mundo, a 100 metros bajo tierra en Ginebra, cerca de la frontera con Francia. Para poder retener la información que las colisiones produzcan, el LHC cuenta con cuatro detectores, Atlas, Alice, CMS y LHCb, que captarán millones de datos que deberán ser analizados durante años.

Hoy, los haces de protones circularán a una velocidad de 7 TeV (teraelectrovoltios), después de haber viajado y colisionado con éxito a velocidades menores.

El sistema empezó a funcionar a una energía de 0,45 TeV para alcanzar poco después su primer récord mundial -de 1,18 TeV-, al que siguió otro de 2,36 TeV el pasado diciembre, lo que ya permitió registrar numerosos datos procedentes de un millón de colisiones de partículas. Si no hay ningún problema, la experiencia se repetirá una y otra vez durante más 24 meses.

El LHC se encendió por tercera vez en febrero tras la pausa invernal. La ocasión anterior fue en noviembre del 2009, tras 14 meses apagado para reparar una avería ocurrida pocos días después de su primera puesta en funcionamiento en septiembre de 2008.

Uno de los retos del experimento de hoy es comprobar empíricamente la teoría estándar de la física, basada en el bosón de Higgs. La existencia de esa partícula, que debe su nombre al científico que hace 30 años predijo su realidad, se considera indispensable para explicar por qué las partículas elementales tienen masa y por qué las masas son tan diferentes entre sí.

Precisamente, la existencia del bosón, llamado la partícula de Dios, y la posibilidad de que sea probada en el CERN ha creado una viva polémica entre el propio Higgs y otro eminente físico, Stephen Hawking, quien duda de su realidad.

Otra de las incógnitas menos científicas es si el experimento va a causar la misma polémica que durante el primer encendido del LHC, cuando varios investigadores alertaron de la posibilidad de que los choques crearan un agujero negro que se tragara todo el planeta.

La magia, el temor y la expectativa que crea el CERN son inigualables, y a partir de hoy, con la llave del origen del universo en sus manos, su leyenda se expandirá, como sus protones, a una velocidad cercana a la luz.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter

>Resultados Deportivos

Baloncesto
San Pablo Inmobiliaria 97 Quesos Cerrato 71 Finalizado
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol