Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Ribera
Carlo Ratto • Cirujano del Hospital Universitario de Gemeli (Roma)

«La intervención en las hemorriodes no duele»

I.M.L. / Aranda - domingo, 27 de marzo de 2011

El profesor Carlo Ratto acudió el pasado viernes a la capital ribereña a participar en la jornada sobre la técnica THD (Transanal Haemorrhoidal Desarterialisation, es decir, desarterialización hemorroidal transrectal), considerada como una revolución en el tratamiento de las hemorroides, organizada por la Asociación de Cirujanos de Castilla y León. Durante su presencia en este simposium, el doctor Ratto realizó una intervención con la técnica THD que pudo ser seguida en directo por sus colegas, además de impartir una conferencia magistral. Este cirujano es uno de los mayores expertos en este procedimiento y un firme defensor de sus beneficios para los pacientes que sufren esta dolencia.

Antes de existir esta nueva técnica, ¿cómo era el tratamiento de las hemorroides?

Antes del tratamiento del THD la solución era una sola, había que extirpar las hemorroides. Pero éstas son una parte importante de nuestro organismo, por lo que se buscó el método para no extirparlas porque los pacientes pedían evitar uno de los mayores riesgos que tenía la anterior intervención, que es la posibilidad de quedar incontinentes, así como la consecuencia segura que es el dolor postoperatorio.

Para un ciudadano de a pie, ¿cómo le explicaría qué consiste la técnica THD?

Lo primero es aclarar los problemas que tienen las hemorroides, por un lado el prolapso, que es cuando se sale fuera, y por otro el sangrado. Con este sistema, lo que se pretende es ligar la hemorroide, es decir, se da un punto al vaso sanguíneo que la alimenta para que no llegue la sangra a ella, de tal manera que la hemorroide se seca y se elimina el sangrado. Además, con esta técnica también se puede hacer un pliegue interno doble o triple, como las tablas de una falda que hace una costurera, y de esa manera se hace una pepsia, un pliegue, lo que evita que salga fuera y duela. Una cosa importante de este sistema es que esta intervención se realiza en el recto, no en el ano que tiene muchas terminaciones nerviosas, por lo que se evita el dolor y no se aprecia nada en el exterior del cuerpo, porque lo que hacemos es como un lifting a la hemorriode, la subimos arriba y la ponemos en el punto de fijación que queremos.

¿Por qué son importantes las hemorriodes para que se haya buscado la forma de evitar su extirpación?

Erróneamente la gente cree que la incontinencia de heces y gases se debe sólo por problemas en los músculos que hay alrededor el ano, el esfínter externo, pero el trabajo que hacen los hemorroides es contener un 10 o un 15% esta función fisiológica.

¿Qué ventajas tiene en comparación con otros procedimientos en el tratamiento quirúrgico de los hemorroides?

Lo que aporta fundamentalmente es, por un lado, no se pierden las hemorroides, por lo que la continencia está un poco más garantizada, y el paciente no nota dolor, hace una deposición completamente normal y toda aquella mala fama de que la operación de hemorroides causa dolor se puede ir perdiendo. Hay pacientes, taxistas, camioneros o con profesiones que precisan estar mucho tiempo sentados, que al día siguiente o las 48 horas están trabajando, mientras que con el otro procedimiento tenían que estar mínimo 15 días de baja. De esta forma, se le va perdiendo poco a poco el miedo a la operación y pronto nadie tendrá miedo a la operación de hemorroides porque ya no tiene complicaciones y no hay dolor. Sumado a todo esto, en esta intervención no se pierden tejidos y, en el caso de que hubiese que volver a repetir la intervención, se puede realizar porque no provoca modificaciones de la anatomía del paciente.

Y para el cirujano, ¿qué ventajas tiene practicar esta nueva técnica?

Para el cirujano también es traumático tener que quitar todo y, además, con otras técnicas, que son semiautomáticas, no puede elegir lo que le hace al paciente. Con esta técnica, puede elegir según la gravedad del caso hacer sólo una diarterialización, la sutura de las arterias, o también la mucopepsia si hay prolapso, es decir, los pliegues internos de tejido para contener la hemorroide cuando está fuera del ano, incluso lateral o sólo donde se precisa.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol