Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Miranda
Jornadas de prevención del alcoholismo / Balance

Crece hasta el 25% el número de mujeres atendidas por Aremi

G.A.T. / Miranda de Ebro - miércoles, 16 de noviembre de 2011
También baja a los 40 años la edad media de los 85 alcohólicos y adictos a otras sustancias que este colectivo mirandés ayuda en sus diversos programas, además de a sus familias

Una de cada cuatro personas con problemas de adicción al alcohol que participan en los programas de Aremi son ya mujeres. Un crecimiento de la presencia de mujeres que el colectivo lleva percibiendo varios años, al igual que la bajada de la edad a la que llegan los casos.

Ayer, declarado Día sin Alcohol en el marco de las jornadas de prevención que anualmente desarrolla Aremi, recordaron que son 85 las personas que actualmente participan en los grupos de terapia existentes, con una media de edad que ronda los 40 años, y con casos de adictos de hasta 17 años. Otra particularidad de los alcohólicos a los que ayudan es que en un alto porcentaje se trata de policonsumidores, que además de alcohol, consumen otras sustancias.

«En los últimos años baja la edad, y es posiblemente porque la gente viene antes a solicitar ayuda; esto permite que la gente llegue menos deteriorada físicamente», analizan Rafa Sánchez, presidente de Aremi, y Joseba Orueta, uno de los psicólogos del colectivo. En Aremi tienen varias personas de entre 20 y 30 años, lo que se analiza como que «la gente busca ayuda antes y aguanta menos».

El día a día

No obstante Sánchez ve que, si bien ha habido cambios hacia los problemas de alcoholismo a nivel de colectivos asistenciales, de medios de comunicación y de las administraciones, donde no los ve es la sociedad. «Siguen metiendo la cabeza debajo del ala, y hasta que el problema no está encima y es muy grave nadie viene a informarse y nadie se interesa, no lo queremos ver, solo cuando salta la noticia, pero en el día a día es donde está cayendo la gente», valora.

Por ello aprovechan las jornadas para recordar que se tata de una adicción, de un problema de salud pública, de una enfermedad que sigue sin verse como tal. «En las charlas que damos pedimos a los asistentes que levanten la mano los que no conozcan a alguien de su entorno que tenga problemas de adicciones, y nadie levanta la mano. ¿Conocemos al mismo, o qué? Luego nos caen los problemas tarde, llegan hechos polvo», reflexiona Sánchez, dando gran importancia a la prevención.

Traídos

En un alto porcentaje los que llegan a Aremi lo hacen «traídos», por lo general por sus familiares. «Vienen, como nosotros decimos, cuando se ha tocado fondo, pero generalmente su entorno ya lo ha visto mucho antes y podría haberse empezado a actuar antes», explica Orueta, recordando que en el alcohol, e incluso ya empieza a pasar con otras sustancias como el hachís, «existe un consumo cultural que se cree no perjudicial». Otros casos también llegan desde el ámbito sanitario, de los servicios sociales e incluso de la empresa.

En Aremi se presta ayuda para abandonar la adicción, y se hace con la terapia de grupo como guía. «Es la que ha demostrado la mayor eficacia, porque son cosas entre comillas sencillas, como decirle que no está solo o sola, que se puede con el problema, y eso se demuestra en que otros y otras han podido, se demuestra desde la propia experiencia», explican. Y de hecho el éxito de los grupos es elevado, con más de un 80% de personas que una vez completados los aproximadamente tres años en los que se aplica el programa abandonan el consumo.

No es un vicio

También se insta a la sociedad a dejar de ver al alcohólico «como un vicioso», ya que lo que es un enfermo, «no puede controlarse, y si pudiera, no tendría este problema». En la línea, y aún existiendo el alcohol «como nuestra droga cultural», también se explica que «los problemas de alcoholismo también están insertados en nuestra cultura y en nuestra forma de vida», apuntando como uno de los principales riesgos «la tolerancia social que tenemos respecto al alcohol». Por ello se recuerda la importancia de actuar, «ya no como Aremi, sino como ciudadanos», a todos los niveles, entre ellos ante la constatación de la compra y el consumo por parte de menores de edad.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol