Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Miranda

Ritxar Bacete, miembro de Hombres por la Igualdad: «Todos los hombres somos unos jetas»

DB / Miranda - sábado, 27 de septiembre de 2008
El alavés es un veterano en el estudio del género y de la masculinidad que ha dado un paso adelante para involucrarse en la lucha por la igualdad.

El ponente en las jornadas Marisa Villaquirán optó por pasar a una militancia más activa para conseguir la igualdad entre sexos desde su condición masculina, después de respaldar durante mucho tiempo las reivindicaciones femeninas.

No es muy común que una asociación de hombres reclame la igualdad.

Esto está empezando a cambiar. Desde hace 20 años ha habido grupos de hombres que alrededor de grupos de reflexión y de crecimiento personal, animados por las mujeres, han empezado a cuestionarse qué es la masculinidad, qué es ser hombre; sobre todo por esa insatisfacción que todos hemos sentido por el modelo de masculinidad con el que hemos aprendido a ser competitivos, fuertes, a no expresar nuestros sentimientos. A raíz del asesinato de Ana Orantes grupos de hombres empezaron a plantearse que no es sólo es cuestión de mirar hacia adentro, sino que también tiene que haber un compromiso público a favor de la igualdad y en contra da la violencia machista.

El papel del hombre para lograr igualdad es importante pero hasta hace poco ha estado oculto.

La primera razón por la que ha estado oculto es porque no nos conviene. El cambio en los hombres supone renunciar a privilegios, así como la lucha de las mujeres a supuesto rellenar su alforja de conquistas, de derechos de acceso a espacios públicos, profesionales, académicos… En el caso de los hombres es un desarme moral lo que tenemos que hacer. Por ejemplo, si en tu casa no tienes que hacer la cama, el fregado, las compras o cuidar a las criaturas puedes ser presidente de un país, de la asociación de vecinos o del club de fútbol. La reivindicación de los hombres pasa por cuestionarnos aquello de que por ser hombres se nos valore de una forma distinta. Todos somos unos jetas.

¿Qué ganan los hombres con la igualdad?

Lo primero esperanza de vida. Los hombres vivimos de media sin ninguna explicación biológica diez años menos de media que las mujeres. Si nos cuestionamos esto quizá empecemos a tener un cambio de actitudes que nos lleven a vivir más años y a tener una vida mejor. ¿Por qué el 95% de la población penitenciaria somos hombres? ¿Por qué el 85% de los adictos a las sustancias ilegales somos hombres? ¿Por qué el 85% de quienes nos suicidamos somos hombres? Esos privilegios que tiene el ser hombre también tiene una cara oculta, que es la que estamos tratando de ver.

Hay sectores feministas radicales que no admiten la presencia del hombre en la lucha por la igualdad.

Nosotros entendemos el feminismo como una teoría y una práctica de las personas. Es un análisis teórico y una práctica social y política que lleva a que tanto hombre como mujeres nos podamos liberar de los estereotipos de género. Con el movimiento feminista no tenemos ningún problema, sino que nos sumamos a esa visión de que las personas podemos ser más libres. Pero en todos los movimientos hay gentes con diferentes niveles de tolerancia.

¿Cala realmente en la ciudadanía el mensaje a favor de la igualdad?

El problema es que la desigualdad de género tiene una base estructural; dentro de nuestra cultura se normaliza que seamos desiguales. El machismo lo llevamos puesto y no nos damos cuenta; ahí está la dificultad.

¿Sirve para algo la discriminación positiva?

Si tenemos en cuenta, por ejemplo, la presencia pública de las mujeres en las instituciones es clarísimo el cambio que se ha producido en España en los últimos diez años. En el primer Parlamento vasco había seis mujeres y hoy son más de la mitad gracias a la discriminación positiva, que tiene un carácter excepcional para las situaciones en las que hay una clara marginación de un sector.

¿Está la clave de la igualdad en la educación de las nuevas generaciones?

Es un factor importante pero esa educación no sólo la deben transmitir los centros educativos, porque por muchos programas que se hagan para poner en valor la igualdad si entran en contradicción con lo que los niños y niñas ven en sus casas difícilmente se va a producir un cambio.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol