Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Merindades
Garoña / Compromiso con los trabajadores y la comarca

El Gobierno tendrá listo en tres meses el plan industrial alternativo a Garoña

Agencias / Burgos - sábado, 4 de julio de 2009
Plazos. Un equipo interministerial será el encargado de diseñar el plan que se desarrollará entre 2010 y 2013, fecha de cierre de la planta

La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, anunció ayer, tras el Consejo de Ministros, que el «compromiso» del Gobierno con los trabajadores de Garoña se plasmará en un plan industrial que estará listo en tres meses y que se desarrollará entre 2010 y 2013, año del cierre «definitivo e irreversible» de la planta.

El plan de dinamización social y de empleo para el área de Garoña, apuntó Fernández de la Vega, será consensuado «con todas las administraciones y agentes sociales y económicos», lo que permitirá que cuando cierre la central nuclear se haya «abierto una gran ventana hacia un futuro sin incertidumbre, seguro, próspero y sostenible» para todos los ciudadanos de la zona de influencia.

Además, la vicepresidenta del Gobierno añadió que el Gobierno se pondrá «inmediatamente a trabajar» en la reindustrialización de la zona y para ello el Ministerio de Industria abrirá en octubre las bases de una convocatoria específica de ayudas, que se repetirá cada año hasta 2013, con un importe total de 100 millones de euros.

La vicepresidenta mostró su confianza en que el Ejecutivo podrá conseguir fondos de la Unión Europea para costear un plan como éste, que es «muy ambicioso» y responde a necesidades reales, algo para lo que están pensadas estas ayudas comunitarias, dijo.

Insistió también en que el cierre de la planta el 6 de julio de 2013 es una decisión «meditada» que «los ciudadanos van a entender» porque además de cumplir el programa electoral, que establece que las centrales nucleares se cerrarán al finalizar la vida útil (40 años), hace una apuesta «coherente» por las energías renovables.

Ante la posibilidad de que un cambio de Gobierno pudiera decidir la continuidad de la planta, respondió que no es «imaginable» que «alguien» pueda revocar esta decisión, algo que desde el punto de vista jurídico cree que no sería posible, y además sería «irresponsable» y poco «razonable».

Acto seguido ironizó con que al líder de la oposición, Mariano Rajoy, «no le gusta nada lo que hace el Gobierno» y recordó que «un gobierno del PP cerró la de Zorita y entonces era bueno» y hoy «un gobierno socialista cierra Garoña y es muy malo».

Sobre la fecha de cese de la actividad de Garoña, Fernández de la Vega explicó que el plazo de cuatro años permite que esté avanzada la gestión de los residuos y tener ajustado un plan de dinamización económica en la zona. El plan de reindustrialización garantiza el empleo a «todos y cada uno» de los trabajadores de la central, aseguró, a la vez que avanzó que un grupo de trabajo interministerial coordinado por la presidencia del Gobierno será el encargado de tener elaborado el plan en tres meses y que dicho plan se desarrollará entre los años 2010 y 2013. Para diseñar dicho plan el Ejecutivo constituirá el Consejo para la Dinamización Económica y del Empleo de Garoña, integrado por todas las administraciones implicadas y los agentes económicos y sociales.

El plan, como ya avanzaron los ministros de Industria y Trabajo, tendrá 5 ejes fundamentales: apoyar financieramente el desarrollo de proyectos empresariales; mejorar las infraestructuras; impulsar la recuperación del patrimonio natural y cultural promoviendo el turismo; fortalecer el capital humano, de cohesión y desarrollo social; y fomentar la investigación, el desarrollo y la innovación.

Durante la aplicación del plan el Gobierno evaluará el cumplimiento de los objetivos y, si lo considera necesario, podría ampliarlo a una segunda fase, que «en ningún caso» irá más allá de la fecha de clausura de la planta. Hoy, el BOE publicará la orden ministerial aprobada ayer, un resumen de la misma se publica en esta página, en la que se establece el cierre definitivo de Garoña y «no la renovación del permiso de explotación», informó la vicepresidenta del Gobierno.

Postura de la junta

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, aseguró el Gobierno regional se implicará en el desarrollo del Valle de Tobalina, pero «no al precio de cerrar Garoña», una decisión «impuesta» que consideró una vez más un «capricho político», un «disparate económico» y una «irresponsabilidad social», ya que la planta genera un millar de empleos. Herrera, quien se entrevistó con la vicepresidente segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, recogió la «amable» invitación del Gobierno, ironizó, para sumarse a los grupos de trabajo que diseñarán en el plazo el plan alternativo para afrontar el proceso de reestructuración de la comarca. Herrera advirtió que la decisión del Gobierno de conceder una prórroga de cuatro años a la planta y no autorizar su actividad diez años más como había propuesto el CSN proyecta una «imagen mala» del país.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol