Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

viernes, 24 de octubre de 2014
Local
Juicio por la muerte de Aitor del Álamo

La defensa alega que la rotura craneal no fue en Bernardas y Fiscalía lo niega

I. Elices / Burgos - jueves, 24 de noviembre de 2011

Ministerio Público y acusación particular defienden que el golpe que produjo la muerte procede de la agresión de los imputados. Los letrados de los acusados dicen que fue antes

Tras cuatro días de juicio, en los que han pasado por el juzgado de lo Penal 3 numerosos testigos presenciales, amigos de la víctima, policías, sanitarios y peritos, llegó la última jornada, la de ayer, en la que la partes debían poner orden a un sinfín de declaraciones, muchas de ellas contradictorias.

La Fiscalía y la acusación particular, en sus informes finales, se emplearon a fondo para demostrar que la fractura craneal que produjo a Aitor del Álamo el hematoma subtural que le supuso la muerte se lo provocaron los dos acusados, Marian C. y Alexandru I., en las Bernardas a las 2,30 de la noche de la madrugada del día 14 de noviembre de 2009.

Por su parte, los abogados defensores de los imputados se esforzaron por argumentar que el golpe contra «una superficie plana» que causó la rotura del cráneo de la víctima pudo acaecer en otro momento. En concreto, cuando Aitor estaba solo con su amigo J.J.L.G. en la tarde noche del día 13, o incluso después, a las 4 de la mañana, al volver a casa, antes de que un vecino le viera tirado en el suelo boca abajo.

Antes de los alegatos, tuvo lugar un testimonio importante a la hora de determinar la causa y el momento de la lesión del fallecido. La forense que practicó la autopsia aseguró que la fractura del cráneo hubo de producirse tras golpearse la cabeza tras una caída contra el suelo desde una posición vertical, «ya que es la fuerza cinética de ese desplazamiento la causante de la rotura».

La fiscal argumentó que no pudo suceder por un empujón contra una pared o por el pisotón de la cabeza contra el suelo. En su alocución final dejó claro que tan solo la agresión de los dos imputados explica las heridas que sufrió la víctima.

Algo que se encargaron de rebatir los dos letrados de la defensa. Ambos coincidieron al resaltar los testimonios de los facultativos que realizaron el estudio criminalístico de los restos de la herida interna de Aitor. En base a ellos establecieron la hora de la fractura entre 24 y 48 horas antes su muerte -que se produjo el domingo 15 antes del mediodía. Y a este margen apelaron en sus alegatos, razonando que el golpe contra el suelo pudo tener lugar el día 13 por la tarde, durante los incidentes que mantuvo con J.J.L.G. o en la madrugada del 14, antes de llegar a su domicilio.

Síntomas

El abogado de Alexandru I. expuso que los síntomas del edema subtural de Aitor se pusieron de manifiesto, en su opinión, antes del encuentro con los acusados. El llanto, el cambio de ánimo, el dolor de cabeza del que informó a su hermano a las 2 de la mañana, los balbuceos al hablar y el hecho de no decir a sus amigos donde se encontraba tras discutir con J.J.L.G., son efectos, a su juicio, de un golpe que ya se habría dado esa tarde. Calificó los testimonios de los amigos del fallecido como los más creíbles, porque no entraron en contradicción, y recordó que muchos de ellos relataron que J.J.L.G. le había pegado, le había empujado contra un coche y lo había tirado al suelo.

El Ministerio Público y la acusación particular, sin embargo, no están de acuerdo. Los allegados de J.J.A., el muchacho agredido en primera instancia por los acusados, establecen con sus declaraciones que cuando menos «vieron movimiento de brazos y el sonido de una cabeza golpeándose contra el suelo». El letrado que defiende a la familia da por bueno el testimonio de E.M.E., la testigo que ante el juzgado instructor y la Policía, hace dos años, dijo no haber visto nada y que en la vista oral señaló todo lo contrario. Y no otorga ninguna veracidad a la declaración de J.J.A., quien en primera instancia aseguró haber presenciado los hechos y en el juicio se retractó, «por miedo», según él.

Los abogados defensores consideran que E.M.E. cambió su versión porque en la sesión en la que ella testificó ya sabía que su amigo J.J.A. había afirmado, cuatro días antes, que todo se lo contó ella y que ante la Policía habló de oídas.

Atención médica

Ambos abogados pidieron la libre absolución de sus clientes. El de Marian C., por su parte, instó al tribunal a reconsiderar la cuantía de las indemnizaciones, por cuanto la víctima se negó, en dos ocasiones, a recibir atención médica. En su opinión, de haberse dado, «quizás el resultado hubiera sido otro muy distinto». Asimismo, en su informe dejó claro que varios testigos señalaron que su defendido había estado por detrás en todo momento de Alexandru I. en el incidente con Aitor.

La Fiscalía solicita tres años y medio de cárcel para los dos acusados por un delito de homicidio imprudente y una indemnización de 116.000 euros para la familia. La acusación particular solicita cuatro años de prisión y compensaciones de 230.000 euros.

Onda Cero en Directo
El Diario de Burgos de siempre, ahora en tu dispositivo Android. Lee �El Diario de Burgos�, ahora en tu iPad. Diario de burgos en Kiosko Promecal
Pulsa aquí para conectarte.
Si aún no estas registrado pincha aquí
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Ceres Comunicación Gráfica