Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Local

Oncología, Neurología y Cardiología lideran la investigación en el Yagüe

Angélica González / Burgos - miércoles, 8 de diciembre de 2010
El Complejo Asistencial de Burgos se encuentra en los primeros puestos a nivel nacional entre los hospitales de sus características. En el último año se ha duplicado el factor impacto de sus publicaciones

Los servicios de Oncología Médica, Neurología y Cardiología se encuentran a la cabeza de la actividad investigadora del Complejo Asistencial de Burgos, según los datos de la memoria anual de la Fundación Burgos por la Investigación de la Salud, entidad que se ocupa de impulsar esta materia desde hace más dos décadas. Así, en el año 2009 Oncología Médica tenía en marcha 30 ensayos clínicos y 9 proyectos de investigación; Neurología, 18 ensayos y 16 proyectos y Cardiología, 17 ensayos y 2 proyectos.

Por detrás -aunque esta lista debe interpretarse con flexibilidad ya que los trabajos tienen una duración larga en el tiempo y puede coincidir que en el momento de realizar la memoria se haya terminado alguna investigación de gran peso que ya no se incluya- se encuentran servicios como Psiquiatría (con 7 proyectos y 5 ensayos clínicos) y Neumología-Unidad de Trastornos Respiratorios del Sueño (7 proyectos y 2 ensayos) hasta hacer un total de 94 proyectos y 117 ensayos en todo el Complejo Asistencial de Burgos, unas cifras que se complementan con las 75 publicaciones en revistas científicas que han conseguido los profesionales burgaleses y la obtención de 13 premios.

Estas cifras hacen que el Complejo se sitúe en los primeros puestos tanto a nivel regional como nacional (entre los hospitales de sus dimensiones), según explicó María Jesús Coma, jefa de la Unidad de Investigación: ««Podemos decir que estamos entre los centros más productivos de la comunidad autónoma y dentro del conjunto de España, en los primeros puestos en el conjunto de los hospitales de nuestro nivel».

A juicio de Coma, son muy sencillos los requisitos para que un servicio hospitalario se inicie la senda de la investigación: «Hay que tener ideas y ganas de llevarlas a la práctica. No hay ningún servicio que a priori no pueda investigar, en absoluto; además, la Ley General de Sanidad dice que hay que conseguir que el hecho investigador sea consustancial a la actividad asistencial».

La responsable de la Unidad de Investigación manifestó sentirse muy satisfecha por el trabajo realizado en todo el hospital pero destacó el potencial del servicio de Oncología Médica, «que tiene una grandísima investigación clínica y, además, mucha básica».

La investigación clínica -o aplicada, que también se conoce con este término- busca que los conocimientos que genera se apliquen a la práctica de forma inmediata. La básica, por su parte, no pretende tanto una rápida utilización como que sus resultados puedan servir para ir desarrollando conocimientos que después se puedan incorporar a diferentes proyectos.

Toda esta actividad sería mucho más complicada sin la Unidad de Investigación, que ofrece ayuda de todo tipo para que el personal sanitario investigue: gestión de becas, soporte estadístico y epidemiológico, traducciones al inglés para que puedan publicar en revistas de alto impacto... María Jesús Coma se felicita del mayor espacio que se va a conseguir en el nuevo hospital aunque precisó que una parte de la Unidad (probablemente el animalario) se va a quedar en el Divino Valles.

Prestigio

Una buena parte del prestigio de esta labor -que los profesionales hacen además de su trabajo asistencial sin que reciban por ello ningún apoyo extra de la Administración- reside en su acceso las publicaciones científicas, en cuyas páginas encontraron acomodo el año pasado 75 trabajos de médicos burgaleses. Es el sueño de la mayor parte de los investigadores ya que ver cómo su proyecto aparece publicado es tanto como recibir todas las bendiciones de la comunidad científica, siempre muy exigente.

Y no es lo mismo publicar en una revista que en otra. Hay que tener en cuenta lo que se denomina el factor impacto, que es la medida de su importancia y que se obtiene relacionando el número de veces que se citan sus artículos con el total de los publicados durante un periodo de tiempo. En este sentido, el factor impacto de los trabajados salidos del Complejo Asistencial pasó en el último año de 71,639 puntos a 151,893.

Las revistas de mayor impacto son New England of Medicine, Lancet y Jama (Journal of the American Medical Association) en la que el año pasado se publicó un trabajo sobre alzhéimer en el que había participado el jefe del servicio de Psiquiatría, Jesús de la Gándara. En este listado, las tres españolas más destacadas son Revista Española de Cardiología, en la que publicó en 2009 el jefe de la UCI, Antonio Montón; Archivos de Bronconeumología, que recoge un trabajo en el que participó el jefe de Neumología, José Luis Viejo, y otro del responsable de la Unidad de Sueño, Joaquín Terán, y Medicina Clínica.

Rodrigo Sanllorente, Servicio de Anestesiología y Reanimación

Por una anestesia efectiva contra el cáncer de mama

La mayor parte de las muertes por cáncer de mama se producen por la aparición de metástasis al propagarse el tumor a otros órganos. Esto se debe, entre otras causas, a la capacidad de las células del cáncer de aumentar la cantidad normal de una molécula llamada IDO que anula el sistema inmune de defensa y evita, así, ser destruida. El empleo de ciertos procedimientos de anestesia podría ayudar a disminuir la cantidad de dicha molécula IDO durante la intervención quirúrgica y, por tanto, en teoría, retrasar la aparición de la metástasis. El estudio, al frente del cual está el anestesista Rodrigo Sanllorente y que cuenta con la colaboración del servicio de Ginecología y Obstetricia, pretende valorar el empleo de la técnica de anestesia llamada paravertebral para conocer cuál es su efecto sobre la cantidad de molécula IDO y, por tanto, sobre la defensa efectiva contra el tumor y sus metástasis.

Esther Cubo, Servicio de Neurología

Cómo mejorar el tratamiento del párkinson en países empobrecidos

La neuróloga Esther Cubo dirige un proyecto cuyo objeto es conocer las necesidades de los pacientes con párkinson tanto en países occidentales como en los empobrecidos y poder determinar las diferencias clínicas existentes entre una y otra población. Algunas de estas diferencias son la gravedad de los síntomas motores y no motores, el impacto del tratamiento antiparkinsoniano utilizado y las necesidades del paciente y su cuidador. Para ello ya han sido evaluados pacientes en Burgos y en Camerún por un equipo de investigación formado por personal de Neurología del Complejo Asistencial de Burgos y de dos hospitales de Camerún. Para establecer las vías de la cooperación, un neurólogo camerunés ha recibido ya formación actualizada durante un mes de estancia en Burgos y al menos un neurólogo del Complejo Asistencial se desplazará a aquel país africano durante unas semanas.

Carlos García Girón, Oncología Médica

Hacia la terapia más adecuada en cada caso de cáncer

"Relación entre inmunidad y la evolución del cáncer: valor de los biomarcadores" es uno de los trabajos que dirige el jefe del servicio de Oncología Médica, Carlos García Girón, y que pretende demostrar cómo los niveles de algunos marcadores tumorales son útiles para ayudar a programar la terapia apropiada y reflejar la evolución de la enfermedad. Diversos elementos del sistema de defensa del organismo influyen en el desarrollo del cáncer, en la aparición de metástasis y en la respuesta al tratamiento. Uno de ellos es la molécula IDO, que aumenta en estados de tolerancia inmunológica favorecedores de aparición de metástasis.

Los biomarcadores son moléculas que ayudan al diagnóstico, pronóstico y tratamiento de la enfermedad. Algunos sirven para reflejan la evolución de la enfermedad, predecir la respuesta al tratamiento y programar la quimioterapia apropiada.

José María Trejo, Neurología

¿Puede el café proteger del infarto cerebral?

José María Trejo, jefe del servicio de Neurología del Complejo Asistencial de Burgos, dirige el proyecto de investigación "Infarto Cerebral Experimental: efecto neuroprotector del ácido clorogénico" que busca aumentar el conocimiento sobre la protección que algunos productos de la dieta, como el café, pueden tener sobre el infarto cerebral. El café contiene ácido clorogénico, un compuesto fenólico detectable en la sangre después de tomarlo. Para explorar a fondo esta posibilidad, el proyecto de Trejo pretende evaluar si la administración de ácido clorogénico en un modelo de infarto cerebral disminuye en sangre productos que miden el tamaño del infarto cerebral. El modelo experimental se ha desarrollado en ratas y ha sido aprobado por el Comité Ético de Experimentación Animal. El infarto cerebral es la tercera causa de muerte en los países industrializados y la que con más frecuencia provoca discapacidades.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol