Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Local
Tema del día / Ampliación de la ley antitabaco

La prohibición total de fumar abocará al cierre a 200 bares

I. Elices / Burgos - domingo, 17 de enero de 2010
los más pequeños. La medida será la «puntilla» para muchos establecimientos de barrio o de pueblo que dependen de esa clientela fija que acude al bar a jugar a las cartas, tomarse una copa y echarse un "farias" o un pitillo mientras juega la partida

No queda mucho para que quede totalmente prohibido fumar en cualquier lugar público cerrado. El Gobierno solo tiene que iniciar el procedimiento legislativo para dar carta de naturaleza a un hecho que la mayor parte de los ciudadanos tienen asumido, incluidos los fumadores. El Ministerio de Sanidad estaba esperando a que una encuesta independiente estableciera el porcentaje de la población de acuerdo con la medida. Y ya la tiene. Según Metroscopia, un 56 por ciento de los ciudadanos apoya el proyecto del Ministerio de Sanidad para impedir encender un cigarrillo en todos los bares y restaurantes del territorio nacional, mientras que un 42 por ciento se opone a esta medida.

Así que los hosteleros ya dan por hecho que no se podrá fumar en ninguna parte de sus establecimientos. Cuatro años después de la entrada en vigor de la primera Ley Antitabaco -que permitía fumar en locales de menos de 100 metros y en espacios habilitados para ello en los establecimientos de mayores dimensiones- llega la "ley seca", algo que muchos preveían. Por ejemplo, el actual presidente de la Federación Provincial de Hostelería, José Luis López, quien en 2006 ya advertía de que la legislación europea apuntaba a la prohibición total.

La medida va a pasar factura a muchos establecimientos. Los cálculos de la Federación señalan que en torno a 200 bares de la provincia se verán abocados al cierre como consecuencia de la pérdida de clientela. Entre restaurantes -700- y pequeñas cafeterías -1.500- hay en territorio burgalés unos 2.200 establecimientos.

La peor parte se la llevarán los «pequeños bares de barrio o de pueblo», indica José Luis López. Buena parte de su parroquia está formada por clientes fijos «que acuden todos los días para tomar el café, la copa y el puro o para jugar la partida de por la tarde», señala Vicente González, secretario general de la Federación. «Fumar en el bar constituye parte importante del rito que llevan practicando desde hace años», agrega López.

«No es un tipo de cliente, además, acostumbrado a salir a la calle para echarse el cigarrillo y volver a entrar al bar para seguir de charla con sus amigos», señala González. «Muchos bares pueden llegar a vaciarse», subraya el presidente de la Federación de Hostelería.

Mal momento

El momento elegido para establecer la prohibición «no es el más oportuno», en plena crisis económica. «Si ya de por sí el consumo en bares y restaurantes ha descendido en torno a un 10%, cuando dejen de venir los fumadores no sé qué va a pasar», indica López. «Podrían haber esperado a tiempos mejores», apostilla González.

A los restaurantes «la gente no dejará de acudir, los fumadores saldrán a fumar a mitad de comida o al final; y en los bares y discotecas pasará lo mismo, porque la gente joven está más habituada a salir a la calle a fumar en sus trabajos». Pero diferente es el caso de «quienes acuden a un bar de pueblo o de barrio a echar varias horas a jugar a las cartas o al dominó y se verán obligados a salir a la calle a fumar».

Por otra parte los hosteleros burgaleses no terminan de entender por qué el Gobierno no prohibió hace cuatro años -en enero de 2006, cuando dictó la primera Ley Antitabaco- fumar en todos los locales públicos.

«Muchos empresarios hicieron inversiones para adaptar sus restaurantes a las exigencias de aquel marco regulatorio y ahora no van a valer para nada», afirma el presidente de la Federación Provincia de Hostelería, José Luis López.

El Ministerio de Sanidad y Política Social prohibirá fumar en todos los espacios públicos cerrados, locales de ocio y restaurantes en 2010, según ha asegurado ya la ministra del ramo, Trinidad Jiménez, quien ha destacado que existe un «grado de consenso bastante amplio».

Para Jiménez, «el problema no es que se fume en lugares públicos, sino en lugares públicos cerrados», y en este sentido descarta prohibir fumar en terrazas y plazas de toros. La ministra ha reconocido que las «conversaciones están muy avanzadas» y la posición es bastante mayoritaria en el seno del conjunto de grupos políticos.

«En la medida en que consigamos consenso político, conseguiremos consenso social», ha dicho, y asegura que la decisión «es muy fundada», puesto que está basada en la «protección de la salud». «Estamos culturalmente preparados para adoptarlo ya, y estamos en esa fase final de la negociación», remarca la ministra.

Pérdidas

Ante el anuncio del Ministerio de Sanidad los hosteleros sostienen que cualquier restricción brusca o acelerada en el modelo actual de la Ley acarreará inevitablemente caídas del volumen de ventas en el conjunto de los establecimientos de hostelería en un momento en el que, según datos del Instituto Nacional de Estadística, la caída media de ventas en el sector es del 10%, indica una nota de la Federación Española de Hostelería que hace buena la organización burgalesa.

«Hay otros países, como Alemania, con leyes similares a la actual española, en los que no está prohibido el consumo de tabaco en los establecimientos más pequeños», continúan.

Sobre si la prohibición total puede mermar la afluencia a bares y restaurantes, López considera que no, que «el fumador se ha convertido en una persona comprensiva y tolerante y que tiene asumido que debe salir a la calle para echarse el cigarro».

El problema lo «tendrán los bares nocturnos, pues tendrán muy difícil controlar quién fuma y quién no en su establecimiento». «Pero la gente ya se ha acostumbrado a no fumar en las comidas porque, además, entienden que disfrutan más de los platos y del vino», señala.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol