Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Local

La N-I y la 120 desaparecen del informe con los tramos más peligrosos del último bienio

P.C.P. / Burgos - jueves, 31 de diciembre de 2009
4 zonas difíciles en vías del norte. El informe del RACE califica 2 tramos de la N-627 (a Aguilar), uno de la N-623 y otro de la N-629 como de riesgo medio-alto

Las Nacionales I y 120 no fueron las más peligrosas del país entre 2006 y 2008. Tampoco de la provincia. En este mes que tanto se habla de ambas carreteras, y casi siempre para mal, el Real Automóvil Club de España (RACE) ha dado a conocer la séptima edición el informe EuroRap, en el que analiza los tramos más peligrosos de la Red General del Estado en relación con los accidentes ocurridos en ellos en el último bienio y su intensidad de tráfico.

Después de Madrid, Burgos es la provincia con más tramos de carretera analizados en el informe (36). Ninguno está en la escala superior de riesgo, aunque sí hay 4 que se encuentran en l zona media-alta y 9 en la intermedia; mientras que los otros 23 presentan un peligro bajo o medio-bajo.

Se reducen, de 7 a 4, los tramos marcados en rojo con respecto al último informe pero se repiten 2. Uno de ellos está en la Nacional 629, del entronque de la N-232 al comienzo del casco urbano de Medina de Pomar (kilómetro 23,1). El segundo se encuentra en la N-627 (Burgos-Aguilar de Campoo), desde la localidad de Llanillo hasta el límite con Palencia (del p.k. 60,6 al 77,1). En esta misma carretera, en trámites para convertirse en autovía, se encuentra el tercero de los tramos con mayor riesgo de la Red del Estado en Burgos. Va de los kilómetros 19, pasados los túneles de Ubierna, al 35,1, en Llanillo.

El cuarto tramo se única también en el norte de la provincia y en otra nacional sin desdoblar, la 623. Comienza en el casco urbano de Quintanaortuño -donde el año pasado falleció una mujer- y finaliza en la población de Quintanilla Sobresierra, desde la que sale la carretera hacia la fábrica de explosivos del Páramo de Masa (del p.k. 12,4 al 27,1).

Después de años entre las más peligrosas, no aparece la conocida Legua del Rey de la Nacional I, gracias a las obras que la convirtieron en autovía. Tampoco se encuentra en el informe ninguno de los tramos sin desdoblar de la carretera de Logroño (N-120), entre Burgos y La Rioja. En las 2 últimas ediciones del informe sí se recogía la peligrosidad del trayecto entre Belorado y la comunidad vecina.

Aunque no pertenecen a la red provincial, entre los 25 "tramos negros" del país destacan 2 por su cercanía. Uno se encuentra en la carretera de Soria (N-234), del límite con Burgos a la travesía de Navanelo. Estos 10 kilómetros (del 398 al 408) persisten por tercera campaña consecutiva entre los más peligrosos, concretamente en el número 23; con una intensidad media diaria de 3.027 vehículos.

En el puesto 25 se ubica el tramo de la N-623 que va desde la frontera burgalesa hasta el inicio del pueblo cántabro de Entrambasmestas. Son 16 kilómetros por los que circulan 3.348 usuarios cada jornada.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol