Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Medio ambiente / Camino natural

La Diputación impulsa la vía verde entre Modúbar y el límite con Soria

F. Trespaderne / Burgos - jueves, 12 de marzo de 2015
Las vías en la zona de Revilla del Campo se levantaron hace ahora dos años. - Foto: Luis López Araico
En la primera fase del proyecto (Modúbar-Cascajares) están implicados diez ayuntamientos y la previsión es invertir 1,5 millones en adaptar los 36,5 kilómetros que separan ambos pueblos

Transforma el trazado del antiguo ferrocarril Santander-Mediterráneo, desde La Engaña hasta el límete con la provincia de Soria, en un camino natural o vía verde es el objetivo que persigue el proyecto presentado por la Diputación provincial al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) y que hace referencia al trazado entre Modúbar de la Emparedada y Soria, aunque aún queda por acondicionar la mayor parte de tramo que discurre por la comarca de Las Merindades y del que cruza La Bureba y la Merindad de Río Ubierna.
En el desarrollo de esto dos últimos trazados están implicados los grupos de acción local de ambos territorios, es decir el Ceder Merindades y Adeco Bureba, mientras que para impulsar el tramo entre Modúbar y el límite con la provincia de Soria es la Diputación la que, con la colaboración de los ayuntamientos implicados, ha tomado las riendas y ha elaborado, con sus técnicos, un proyecto que ya ha recibido el visto bueno del Magrama, que financiará y ejecutará los trabajos necesarios.
 El proyecto de la Diputación, en el que se han implicado la AsociaciónTierra de Lara y los ayuntamientos, se ha dividido en dos tramos, uno de 36,5 kilómetros, que discurre entre Modúbar y Cascajares de la Sierra, y un segundo de unos 50 kilómetros desde esta última localidad al límite con la provincia de Soria, manifiesta el diputado Ramiro Ibáñez, responsable del área de Medio Ambiente de la institución provincial.
Para acometer la transformación del primer ferroviario en camino natural, las vías se levantaron hace ya dos años, el presupuesto que se baraja es de 1,5 millones de euros, que aportará el Magrama, que considera prioritario desarrollar el camino natural o vía verde del antiguo ferrocarril Santander-Mediterráneo.
«La finalidad de este proyecto es dar continuidad al que ya se está desarrollando en Las Merindades yla Bureba, además de desarrollar las zonas por las que discurre el trazado ferroviario, con un camino fácil para andar en bicicleta y potenciar el turismo de familia», afirma Ibáñez, que ayer se reunió con el subdirector general de Desarrollo del Medio Rural, del Magrama, Antonio Flores, para analizar los próximo pasos a dar y ver sobre el terreno el estado del trazado en el que se pretende intervenir, «si es posible este mismo año», precisó Ibáñez.
Con el fin de tener todo el expediente listo, por si hay disponibilidad presupuestaria para iniciar las obras, los ayuntamientos y la Diputación ya se han puesto en contacto con el operador ferroviario Adif para solicitar la ocupación de los terrenos afectados para poder ejecutar las obras de acondicionamiento de trazado. En concreto, segúnindica Ibáñez, en esta primera fase están implicados los ayuntamientos de Modúbar de la Emparedada, Revillarruz, Los Ausines, Revilla del Campo, Quintanalara, Torrelara,Jurisdicción de Lara, Villaespasa,Jaramillo Quemado y Cascajares de la Sierra.  
Una vez realizada la inversión, el Magrama cederá la obra a los ayuntamientos para que sean estos los que asuman el mantenimiento del camino natural, «aunque tenemos previsto que en los primeros años la Diputación colabore en la conservación del camino natural mientras ellos desarrollan las infraestructuras complementarias para que el usuario de la vía encuentre todo lo que necesita en sus pueblos».

Ilusión en la zona

«Todos los pueblos y las asociaciones de la zona están ilusionados con este proyecto porque es una oportunidad para desarrollar un turismo de calidad dirigido a las familias, ya que el trazado tiene una pendiente por debajo del seis por ciento», afirma Ibáñez, quien agradece la colaboración de la Asociación Tierra de Lara y apunta que «la única forma de sacar adelante este tipo de proyectos es con la implicación de las personas que están en el territorio porque serán las que tendrán que ofrecer actividades a los futuros visitantes del camino natural».
Ibáñez espera que este proyecto también impulse la creación de pequeños negocios en la zona como pueden ser casas rurales o restaurantes «porque los caminos naturales atraen un turismo de calidad y que quiere tener todo, desde el avituallamiento al alojamiento, previsto de antemano».

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol