Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

16 de noviembre de 2018

La hipocondría crece con internet

SPC - domingo, 9 de septiembre de 2018
La hipocondría crece con internet
Los pacientes con esta alteración mental tienen en la red un ‘filón" para buscar información y datos que alimentan los síntomas de una enfermedad que en realidad no padecen

Las autoridades sanitarias recomiendan... no consultar en internet las enfermedades o presuntas alteraciones que se sufren, sino acudir al médico. Y es que el trastorno de la hipocondría, estar convencido de padecer una patología grave por una mala interpretación de síntomas, se ha convertido en una enfermedad cada vez más arraigada, entre otros factores por el auge de la red.
«La hipocondría o hipocondriasis se puede definir como un trastorno psiquiátrico que se caracteriza por una preocupación excesiva por padecer o llegar a padecer una enfermedad grave», asegura la psiquiatra Cristina Lóyzaga.
Aunque es una enfermedad de la cual se tiene conocimiento desde hace muchos años, la experta considera que el auge del internet ha hecho más visible el padecimiento.
«Antes de estar conectados todo el día la búsqueda de información se hacía en bibliotecas, libros, revistas médicas. Ahora se accede a la información desde un ordenador, pero los pacientes no tienen los elementos teóricos ni el juicio clínico para interpretarla», reconoce.
De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), al menos dos de cada 10 individuos con trastorno de ansiedad por enfermedad deciden automedicarse por los resultados de sus búsquedas virtuales, lo que puede tener posteriormente graves consecuencias en la salud.
Las personas afectadas por esta alteración se sienten enfermas todo el tiempo, además de tener pensamientos fatales sobre su salud, e invertir tiempo y dinero en tratamientos que no solo no son adecuados sino que pueden ser perjudiciales.
«Con este tipo de pensamientos aparecen otras ideas como por ejemplo, tener una enfermedad y que nadie la detecte, sufrir de un infarto y que nadie lo ayude y tienen miedo a morir», explica la experta en Psiquiatría.
La especialista del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz detalla que las personas hipocondríacas, que en su mayoría se ubican en el grupo de edad de entre 20 y 40 años, presentan una tensión que los lleva a sobreprotegerse.
«Si la persona detectó primero una taquicardia, una erupción en la piel o algo parecido, va a estar revisándose continuamente la piel, tomándose la tensión diario o la temperatura múltiples veces al día», señaló al respecto.
El principal problema con este trastorno es la dificultad del diagnóstico ya que existe gran ignorancia en el ámbito médico por lo que pueden pasar una media de siete años antes de que un paciente pueda ser diagnosticado.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Diario de Burgos se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD