Abocado al fracaso

P.C.P. - sábado, 4 de noviembre de 2017
Noemí vive en Belorado con su hijo. - Foto: Valdivielso
Noemí ha cerrado la etapa escolar de su hijo con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) pero no se resigna a callar por si puede ayudar a otras familias

"Desde los 2 años, cuando entró en Infantil, mi hijo no ha hecho más que sufrir". Noemí cree que podría haber sido un chaval espabilado -tiene un coeficiente alto-, que habría evolucionado fenomenal pero la retirada de los apoyos en el aula y problemas con los medicamentos convirtieron el instituto en un infierno para este chico a punto de cumplir los 18 años, diagnosticado con TDAH a los 9.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Diario de Burgos se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD