Un 'escape room' en las entrañas de una bodega

B.A. - viernes, 8 de febrero de 2019
Un 'escape room' en las entrañas de una bodega
Ribiértete presenta esta novedosa iniciativa en la que por primera vez se convierta a una bodega subterránea real en una sala de escape. Los participantes tienen que resolver una serie de pruebas (mientras beben y comen) para poder salir

Una bodega del siglo XIII de Aranda es el escenario de la última escape room que acaba de aterrizar en la capital de la Ribera, se llama Desafío Subterráneo y se presenta de la mano de Ribiértete, lo que supone una nueva alternativa de ocio relacionada con el mundo de la enología y que viene a mejorar la oferta turística y de entretenimiento de la villa. 
Los participantes acceden a la bodega de Santa María, en pleno centro de Aranda, y tras visitarla y conocer los entresijos del mundo del vino durante 45 minutos, acceden a una galería de la misma y que desde Ribiértete han convertido en una sala de escape. En ella hay tres mesas, con botellas de vino, copas, queso, pan y cajas de madera cerradas con candados. De la pericia de los concursantes (y gracias a los consejos de un personaje, en este caso del deán de la iglesia de Santa María) depende que logren ir resolviendo las distintas pruebas y enigmas para lograr dar con la llave que abre la puerta y que les permita subir de nuevo a la superficie.
Todo ello lo tienen que lograr en menos de sesenta minutos, que es el tiempo del que disponen para ir resolviendo ciertas pruebas, donde los aromas, las cifras para conseguir abrir los candados o el conocimiento sobre algunos aspectos del mundo del vino, son la clave. 
Ayer por la tarde se presentó públicamente esta nueva propuesta, que ya está disponible para todo el público, y a la misma asistió el presidente del consorcio de la Ruta del Vino, Miguel Ángel Gayubo, que destacó el carácter exclusivo de la propuesta. Por su parte Julián Rasero, uno de los promotores de esta sala de escape, señaló que Desafío Subterráneo es novedoso a nivel mundial por tres aspectos: por el escenario, que está ambientado en una bodega real; porque cuanto más se coma y se beba más fácil será escapar; y porque está ubicada dentro de un Museo del Vino, por lo que tiene un carácter cultural. Está diseñada para que se pueda completar por grupos de dos a veinticinco personas y puede hacerse cualquier día del año. 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Diario de Burgos se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD