Diario de Burgos
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Un bochorno sin enterrar

H.J. - viernes, 2 de marzo de 2018
Rosana Rilova y su madre, Mari Paz Cerezo, el viernes pasado ante la lápida rota donde descansan sus familiares. - Foto: Alberto Rodrigo
Ni el Ayuntamiento ni el seguro se responsabilizan de los destrozos causados hace más de un año en el cementerio por un vendaval y las familias afectadas se desesperan

Ha pasado más de un año pero las ramas siguen crujiendo cada vez que sopla el viento y recuerda lo que pasó en los patios del cementerio de San José. En febrero de 2017 un temporal destrozó casi una treintena de sepulturas cuando varios árboles se partieron, las ramas golpearon con fuerza las cruces y las lápidas, algunas quedaron rotas en mil pedazos y otras visiblemente torcidas. Fueron daños muy aparatosos pero más por su impacto emocional para las familias afectadas que por su cuantía: cinco meses después quedó valorada en apenas 15.000 euros para 26 tumbas afectadas, y sin embargo sigue sin arreglarse.

Más en la edición impresa

> Haz tu comentario Nombre/Apodo Correo electrónico*
Acepto el Aviso Legal
  • Los comentarios reflejan las opiniones de los lectores, no de Diario de Burgos.
  • No se aceptarán comentarios que puedan ser considerados difamatorios, injuriantes o contrarios a las leyes españolas
  • No se aceptarán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo o que puedan interpretarse como un ataque hacia cualquier colectivo o minoría por su nacionalidad, el sexo, la religión, la edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
  • Los comentarios no podrán incluir amenazas, insultos, ni ataques personales a otros participantes.
  • Diario de Burgos se reserva el derecho a eliminar cualquier comentario considerado fuera de tema.
  • Grupo Promecal
    Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
    Diario de Burgos digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol